Mi evolución con los videojuegos

TARDE O TEMPRANO TENÍA QUE PASAR

Por segunda vez, desde que comencé mi recorrido en Gamika, voy a dar una opinión desde el punto de vista más objetivo que pueda ofrecer. Pero antes que nada, empecemos a explicar el porqué de este artículo.

Hace poco comencé a probar Aragami, el cual jugaré como primera opción en los próximos directos. Para el que no lo conozca es un videojuego basado en la estrategia, el sigilo y la acción, desarrollado por los españoles Lince Works. Pues bien, lo compré en las rebajas de Steam el pasado noviembre y aún no lo había probado. No suelo jugar (o más bien nunca he jugado) a este tipo de videjuegos, sin embargo, por la estética que nos muestra me llamó bastante la atención: poder camuflarte en las sombras y poder usarlas para eliminar a los enemigos me pareció una visión bastante atractiva. Mi sorpresa vino cuando lo jugué (por fin) hace tres días: hacía tiempo que no me sentía tan viva y expectante. Esto me hizo plantearme una serie de cuestiones básicas:

  • Nunca me había planteado esta tipología como una opción de juego.
  • Otros tipos, como los shooters, los survival o, directamente, Pokémon, está perdiendo importancia y mi atención.

¿Por qué?

He estado madurando durante alguna respuesta para esta simple pregunta, y he llegado a dos conclusiones básicas, imaginando que habrá más a las que no he llegado.

Comencemos pues.

 

Zona de confort

Siempre he sido una persona a la que no le gusta llamar la atención, desde siempre me ha gustado que las personas no se fijen en mi persona: por la calle, en las clases, en cualquier situación que se os pueda ocurrir. Sin embargo, ahora estoy en un puesto laboral cara al público, donde todo el mundo me ve y llamo la atención. Esta situación me ha puesto en un compromiso al que no acostumbro y Aragami me ha transportado a mi estado “natural” (si se me permite denominarlo así). ¿Un mundo donde se me permite no ser vista? Perfecto.

 

Etapas de desarrollo

Quizás este punto es el más interesante y puede que a alguno le suenen las Etapas de Desarrollo. Esta teoría fue desarrollada por el psicólogo suizo Jean Piaget en el siglo XX, y fue una de las teorías impulsoras de la teoría de las Edades del Espacio desde el punto de vista de la arquitectura. Esto me llevo a pensar que se puede aplicar a más aspectos de lo que pensaba en un principio.

Según Piaget, hay cuatro etapas en la maduración humana:

  • Estadio sensorio-motor (0-2 años)
  • Estadio preoperatorio (3-7 años)
  • Estadio de operaciones concretas (8-12 años)
  • Estadio de operaciones formales (13-17 años)

Esto (junto con otras teoría) se traduce a nivel arquitectónico en tres etapas:

  • Estadio inicial: arquitectura prehistórica
  • Primera concepción: arquitectura como volúmenes de espacios.
  • Segunda concepción: arquitectura como espacio interior.
  • Tercera concepción: arquitectura como espacio interior y volumen.

Se preguntaran qué tiene que ver todo esto con los videojuegos y, concretamente, con Aragami. Bueno, reflexionando sobre cómo ha cambiado mi percepción con los videojuegos se podría decir que, por fin, he llegado a lo que Piaget llamó Estadio de operaciones formales. El énfasis en el futuro, la compresión de la probabilidad y el razonamiento hipotético me parecen tres puntos importantes a tener en cuenta, después de todo, son habilidades necesarias para el tipo de dinámica que se requiere. Ya no pude ir de frente, con un arma de fuego, o en una línea predeterminada. No, tuve que usar mi cabecita: buscar alternativas a las tácticas fallidas, ser consciente del espacio (aquí entran las Edades del Espacio, calma) para moverme, observar las posibilidades de ser descubierta.

Posiblemente a muchos este estadio les llegó antes que a mi, y esto se debe a que desde pequeña, cuando me daban a elegir entre un juego o un libro, optaba por el libro (uno no es mejor que el otro, por supuesto). Si lo pensamos fríamente, me llegó bastante tarde.

¿Y si me baso en la arquitectura? Bien, en la Tercera concepción se desarrolla la relación de los volúmenes para crear espacio, la diferencia de éstos, junto con una libertad solamente mermada por la imaginación. Aragami me obliga a mirar todos los espacios que ofrece para no ser descubierta: soy consciente (aunque parezca contradictorio, pues siempre lo he sido) del espacio. El deseo de libertad y orden que nos expone esta concepción está interrelacionado con el cuarto estadio de Piaget.

Todo ello me ha llevado a reflexionar, a ampliar mis horizontes, y a madurar como jugadora que me considero.

6
Deja un comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
5 Hilos de respuestas
2 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo del comentario mas candente
2 Autores de comentarios
Juan GranadosNuze Autores de comentarios recientes
nuevos viejos mejor valorados
Juan Granados
Miembro

Que buen articulo, yo también he madurado como jugador, no se si de la misma forma pero ahora valoro mucho un juego antes de comprarlo, me informo y trato de sacar algo de todo lo que juego, aprender de el. Aunque todos maduramos distinto disfruto mucho más los juegos ahora(aunque juegue menos por edad y trabajo) que antes.