Artículo

¿Qué hacer ante el discurso de odio en League of Legends?

Manquismo verbal, y sus posibles soluciones

League of Legends (Lol) es un videojuego multijugador creado en 2009 (sí, es así de viejo/a) que permite la interacción entre jugadores de diferentes regiones del mundo. Jugar con millones de jugadores es la principal ventaja del Lol, pero también es su mayor desventaja. Lol es popularmente conocido por la toxicidad de su comunidad y los mensajes de odio que sus jugadores escriben (y reciben) en el chat general. La toxicidad puede tener causas de lo más variopintas: una edad muy pronta de los jugadores, el anonimato de los jugadores, que te toque un Ekko mid que va 0/12, etc. 

Sin embargo, la toxicidad de la comunidad no justifica el incremento del discurso de odio en los últimos años. El discurso de odio está constituido de mensajes que incitan o justifican la discriminación, violencia o subordinación las personas por sus características (sexo, raza, religión, condición sexual, capacidades físicas/mentales). El aumento del discurso de odio online y qué hacer para confrontarlo es una de las principales preocupaciones de instituciones como la Unión Europea. Por ello, este artículo se pregunta ¿Qué hacer frente al discurso de odio en el Lol? 

El discurso de odio en League of Legends

Riot Games no es ajeno al discurso de odio que existe en el Lol. Los jugadores pueden reportar comportamientos y mensajes de otros jugadores al final de cada partida. En las bases de Riot Games se entiende como comportamiento reportable a ‘todo aquel mensaje que transmita o comunique cualquier contenido que, a discreción única y exclusiva de Riot Games, sea considerado ofensivo, incluyendo lenguaje que es descrito como ilegal, dañino, de amenaza, abusivo, difamatorio, vulgar, obsceno, sexualmente explícito, o racial/étnicamente cuestionable’. Algunos ejemplos de estos mensajes son insultos como n*, z****,P***, mar**** y sus variaciones inglesas.

Riot Games también ha tomado medidas sobre el discurso de odio en sus otros juegos y productos. Por ejemplo, el comunicado que emitieron por ser acusados de transfobia en eventos del Teamfights Tactics (TFT) y en su serie ARCANE. Asimismo, han realizado múltiples eventos como el Pride Event a modo de lucha contra la discriminación basada en la orientación sexual. Curiosamente, los Pride Events son accesibles en todas las regiones menos en la rusa, donde el evento se describe como ‘Bright colors’ y no aparece en el launcher de Riot Games.

En cuanto a casos singulares, Riot Games ha actuado de manera severa ante jugadores profesionales que fomentan este tipo de discurso de odio. Algunos casos son los baneos a Mithy y Nukeduch cuando estaban en Ninjas in Pyjamas (2014), Forg1ven cuando jugaba en Gambit (2015) , Likkrit cuando jugaba en G2 (2017) y más recientemente Kim ‘OnFleek’ Jang-gyeom (Sandbox Gaming) (2020). 

Estas medidas son tomadas sobre el hablante de odio, pero no olvidemos que las víctimas del discurso de odio son una parte vital del asunto. Existen muchos testimonios de exjugadores/as y jugadores/as de Lol que, pese a las medidas de Riot, se han visto gravemente afectados/as. Por ejemplo, el caso de Remilia cuando jugaba en Renegades (NA LCS) quien abandona debido a la presión y acoso por ser transgénero en las redes. Al cabo de un par de años, vuelve a jugar en ‘Kaos Lating Gamers’ y hace retransmisiones en Twitch hasta su fallecimiento en 2019 a los 24 años de edad.

¿Qué hacer ante el discurso de odio?

La respuesta de Riot Games es tajante: silenciar al hablante de odio y reportarlo para aplicar una sanción ante su comportamiento. Sin embargo, esta respuesta me parece vaga. ¿Quién es el que debe llevar a cabo estas acciones? ¿Es la víctima del discurso de odio o los demás jugadores? Y ¿es legítimo buscar apoyo en el otro equipo para lidiar con un hablante de odio? 

La respuesta a estas preguntas se encuentra en las recomendaciones de qué no hacer si nos encontramos con un hablante de odio. 

Riot Games recomienda que no amenaces o le digas a un jugador que vas a reportarlo. Estas acciones pueden provocar a los hablantes de odio a que continúen con su comportamiento. Además, amenazar o discutir con un hablante de odio puede llevar a que seas también reportado y, como consecuente, se apliquen medidas disciplinarias (sic!).

También desaconseja pedir a otros jugadores de la partida que reporten al hablante de odio. Sólo con un reporte por partida es suficiente para que Riot Games revise el comportamiento del jugador señalado. De nuevo advierten que demandar reportes sobre otros de manera continua puede llevar a que te reporten a ti.

Finalmente recuerda que el ‘comportamiento negativo’ es inaceptable sin importar las circunstancias o quién lo empezó. Como el sistema de reportes de Riot Games no contempla el orden de los mensajes de odio, cualquier comportamiento que entre en la definición de “comportamiento negativo” será tratada de manera disciplinar. 

Por lo tanto, a modo de respuesta a las preguntas anteriores: da igual quién reporte al hablante de odio, puede ser la víctima como los otros jugadores. Y no debes buscar apoyo en el otro equipo para que reporten al hablante de odio, ya que puede ser contraproducente.

Hay varios motivos por los que estas recomendaciones pueden cuestionarse. Primero, desplaza la responsabilidad de responder al discurso de odio “adecuadamente” sobre la víctima. Si la víctima responde de forma “inadecuada” (ya sea con enfado, insultos, amenazas) tiene el riesgo de ser reportado por fomentar un ‘comportamiento negativo’. Te llaman n*/p* (o lo que fuera) y tienes que mantener una actitud pasiva e inalterable.

Segundo, recomiendan que no busques apoyo sobre otros jugadores; limítate a silenciar al hablante de odio y en jugar para ganar.  De nuevo, la actitud pasiva y objetiva debe gobernar tus acciones. El Lol no debe tomarse a broma. No hay tiempo para verse afectado por mensajes de odio.

“Avoid negative thoughts and useless chatting with poor performing teammates! Focus on victory by muting the offending player and then reporting them at the end of the game.”

Tercero, Riot Games banaliza el discurso de odio como si fuera, simplemente, un ‘comportamiento negativo’ que puede afectar a la experiencia de los jugadores durante las partidas. Esta aproximación infantiloide al discurso de odio es de especial importancia. Concebir el discurso de odio como un ‘comportamiento negativo’ hace que sus jugadores olviden que el discurso de odio afecta gravemente a su víctima y también al grupo social al que los mensajes de odio hacen referencia. Decirle al Ekko mid que ha tenido una horrenda performance (0/12/0, por ejemplo) “how bad you are, f** n*” está dirigido al jugador y a las personas racializadas a las que se refiere, de manera despectiva, como N*. 

Ante este panorama, mi sugerencia es refinar las recomendaciones de Riot Games. Si eres la víctima de discurso de odio, las medidas más efectivas son (indudablemente) el bloqueo y el reporte del jugador que suelta mensajes de odio al final de la partida. 

Sin embargo, tanto si eres la víctima como otro jugador de la partida, exponer al hablante de odio es importante. Hay prácticas de odio que pueden llegar a normalizarse si no son expuestas a los demás. Por ejemplo, aceptar como ‘normal’ llamar a un colectivo social de forma despectiva. 

Es importante exponer al jugador que usa mensajes de odio de una manera inteligente. Como vimos antes, el sistema que detecta el ‘comportamiento negativo’ de Lol no discierne entre quién utiliza mensajes negativos y aplica sanciones a todos/as por igual. Por lo tanto, evita usar mensajes odiosos para referir al jugador. Uno de los jugadores del equipo con el Ekko mid 0/12 puede decir por el chat general que el hablante de odio es un ‘inmenso defensor de los derechos humanos que ha llamado a Ekko “f** n*”’. La ironía, el tratar los mensajes de los hablantes de odio como otro tipo de mensaje (un cumplido, por ejemplo), o simplemente repetir el mensaje señalando al hablante de odio son medidas importantes para lidiar con el discurso de odio.

En resumen, Riot Games amenaza a la víctima de odio con que actuar contra el hablante de odio puede ser contraproducente–el reporte te lo puedes llevar tú y te quedas un par de días sin jugar. En este artículo he defendido que esto no es así. Exponer el discurso de odio es una estrategia legítima y, quizás, necesaria para lidiar con sus efectos. 

otras Referencias

Lima Junior, L., Rodrigues, L., Jacob Junior, A., Lobato, F. (2020) League of Legends and gate speech: a corpus for comments in Twitch.tv, X Brazilian workshop on social network analysis and mining (BrasNAM).

Mendes da Silva, B., Tavares, M., Cerol, F., Mendes da Silva, S., Falcão Alves, P., Isca, B. (2020) Playing Against Hate Speech — How Teens See Hate Speech in Video Games and Online Gaming Communities, Journal of Digital Media & Interaction, 3 (6), pp. 34-52.

Şengün, S., Salminen, J., Jung, S., Mawhorter, P., Jansen, B. (2019) Analyzing Hate Speech Toward Players from the MENA in League of Legends, Extended Abstracts of the 2019 CHI Conference.

Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments