Castlevania: La Gran Montaña Rusa

Historia de una saga inmortal

Corrían tiempos en los que los cambios inundaban todos los aspectos de la vida, sobre todo en el arduo trabajo de las artes, y en especial en el de los videojuegos. Los juegos estaban dejando de ser solo un producto de entretenimiento rápido como lo era el Pong o 1942, y ahora pretendían profundizar en historia, crear líneas argumentales y con sentido entre las distintas pantallas. Llegar al jugador mediante las emociones y sentimientos, con bandas sonoras cada vez más trabajadas y, en resumen, creando los cimientos para lo que hoy en día conocemos.

De esto Castlevania sabía mucho. Desde su primera aparición en Famicom Disc System y MSX2 en 1986 y su posterior versión para NES en 1987, fue aquí cuando las aventuras de la familia Belmont y su lucha contra Drácula se hicieron un hueco en el corazón de los jugadores.

Repasaremos los juegos más representativos de la saga para consolas de sobre mesa y portátiles.


Con este título Konami inauguraba una de las franquicias más conocidas de la historia. Este juego era sin lugar a duda un gran título de acción y plataformas con una banda sonora destacable que invitaba a quedarte un rato quieto solo para disfrutar de ella, y la dificultad del juego era bastante exigente.


La saga continuaba con la fórmula original, pero en esta entrega añadieron un hándicap mayor: la transición de tiempo entre el día y la noche. Un detalle bastante acertado, ya que los enemigos por la noche eran más fuertes y resistentes. Esto le concedía un plus de dificultad a un juego que de por sí ya era bastante difícil. La banda sonora vuelve a sorprender, siendo perfecta de principio a fin.


Este es sin duda alguna el mejor de las entregas para Nes. Abandona un poco el toque de aventura que tenía Castlevania II y regresa al avance lateral, pero con notorias diferencias. Esta vez, después de cada fase, podíamos elegir qué camino seguir, además de ser el primer Castlevania en incluir la posibilidad de elegir un compañero de viaje. En este caso nos encontramos con Sypha Belnades (hechicera), Grant Danasty (un pirata) y por ultimo Alucard, el mismísimo hijo de Drácula. Cada personaje disponía de características únicas que los hacían diferentes en su jugabilidad. Hay que destacar de nuevo la firma de Konami en esta saga, al poseer una banda sonora increíble, espectacular y única.


Una obra maestra, pese a algunas críticas que tuvo el juego de no aportar nada nuevo salvo el apartado audiovisual, debido a que es un remake de la primera entrega para NES, con algún que otro añadido extra, sigue siendo un título que no puede faltar en las bibliotecas de juegos clásicos.


El primer Castlevania fuera de una consola de Nintendo. Este juego pasó desapercibido debido a que se encontraba a la sombra de Super Castlevania IV. El juego como es de esperar tenía una banda sonora magnifica, además de algunas novedades destacables como lo fue el poder elegir entre dos protagonistas, cada cual con un camino y fases diferentes.


Este es un juego que recibió críticas muy muy duras. Es un port de Castlevania: Rondo of Blood que salió para PC Engine y fue considerado uno de los mejores juegos de la saga. Pero la versión para SNES carecía de muchas cosas de las que gozaba la versión de PC Engine. Las cinemáticas en la versión de SNES fueron eliminadas, y también se eliminó de la historia al mago Shaft, además de simplificar algunas rutas y escenarios, lo que hicieron que este port para SNES quedara en el olvido, y que incluso oscureció a la versión de PC Engine.


Este título ha servido de base para muchas de las posteriores entregas, creando así un estándar de calidad dentro de la saga, además de su característica banda sonora que había distinguido hasta entonces a esta saga. Este es el momento en que Castlevania se fusiono con Metroid.

En esta historia no tendremos como protagonista a un miembro de la familia Belmont, si no, al mismísimo Alucard, al cual ya hemos visto en Castlevania III. Esta vez despierta de su letargo para evitar el resurgimiento de su padre.

En esta entrega se añaden toques RPG, donde contara con estado, habilidades y nivel. Alucard podrá equiparse con distintas armas, objetos y accesorios. También podemos aprender magias y conjuros.

Se aprecian además otros detalles como las descripciones de las armas u objetos, donde se puede ver que daño hace, a qué tipo de enemigos afecta, las habilidades de las que dota dicho objeto a nuestro protagonista, entre otras cosas. También se añade un bestiario, donde podemos leer la descripción de las criaturas a las cuales nos vamos enfrentando. El juego también goza de una sensación más abierta en su desarrollo, pudiendo volver a ciertas áreas cuando dispongamos de la habilidad correspondiente, para acceder así a alguna zona en la que no podíamos avanzar.

El juego invita a la rejugabilidad, ya que es la unica forma de desbloquear todo su contenido, como poder recorrer todo el castillo e incluso nos da la posibilidad de controlar a Ritcher Belmont.

En conclusión, este juego es una auténtica obra maestra que consiguió dar una vuelta de tuerca a toda la saga y marcando así un antes y un después de los siguientes títulos de la saga.


El salto al entorno en 3D no sentó muy bien a la saga. Esta entrega fue muy criticada, no por su historia, ni por su música, que como siempre dejan muy en alto a la serie, si no por su cámara, su jugabilidad en los combates y el sistema de plataformas un poco simple. Pese a esto, no es un mal juego, pero paso sin ton ni son entre los aficionados a Castlevania.

Los escenarios y personajes están bien logrados, dando ese aspecto oscuro y gótico que caracteriza a la serie mezclado perfectamente con la belleza de lo que antaño debía ser un hermoso y elegante castillo. Las plataformas pasan a un segundo plano para dar más importancia a los puzzles, que de vez en cuando pecan de cansinos y frustrantes.

Se deja notar la influencia de Symphony of the Night, en cuando a la posibilidad de llevar objetos, y cuenta tambien con la transición entre día y la noche. Tiene influencias de juegos de la época dotándole de un toque de aventura, donde la interacción con los NPC del juego es importante, y las decisiones que tomemos marcan nuestra relación con ellos y el flujo de la historia.


Secuela de Castlevania 64, quizás un intento por remendar los errores que se cometieron con la anterior entrega, y se nota. En esta entrega solucionaron y mejoraron los problemas con la cámara del juego, los controles se convirtieron en algo mucho más intuitivos y las plataformas cobraron una mayor importancia, además de la gran calidad de los puzzles.

Los personajes jugables eran varios y muy variados en jugabilidad y habilidades. Disponíamos de Cornell nuestro protagonista de la anterior entrega, Reinhart, Carrie y Henry.

Los chicos de Konami hicieron un gran trabajo, aunque parecía más bien una actualización del juego anterior que una secuela, ya que se desarrollaba 8 años después del juego anterior y en el mismo castillo. Aun así, este juego siguió sin cobrar fuerza en los fans de la saga, bien sea por su entorno en 3D que no lograba encajar bien en la serie, o por el eclipse que había dejado Symphony of the night ya que había dejado el listón bastante alto en la serie.


Este título sentó como un balde de agua fría a los que esperaban algo parecido a Symphony of the Night, aunque puede que fuera simplemente la mala suerte de salir después de este. No es realmente un juego nuevo de la serie, es un port de la versión de Sharp X68000, que ofrecía la posibilidad de jugar la versión original o el remake. No aportaba nada nuevo a la historia, debido al motivo nombrado anteriormente. Pero no fue muy aceptado por la crítica debido a la gran sobra que le hacia SotN.

Aun así, los fans más nostálgicos pudieron disfrutar de este título que solo estuvo disponible en Japón, y que si no tenemos en cuenta a SotN, es un gran exponente de los Castlevania más clásicos, con su jugabilidad característica de acción y plataformas, su fabulosa bso y su desarrollo lineal.


Fue un buen título a la vez que dejo muchos vacíos. Como siempre vuelve a sorprendernos con su historia, personajes y bso. Pero en lo que respecta al juego, no llego a estar a la altura de SotN. Aunque tenía más dificultad que este, al punto de llegar a ser incluso frustrante, también incluida toques de RPG, con habilidades, atributos, distintas armas, entre otras cosas. El añadido de las DSS le confería un toque algo único. Se trataba de una serie de cartas, 10 de atributos y 10 de acción, que se podían combinar para dar lugar a habilidades únicas, conjuros, magias… Continuaba con la mecánica de exploración, eliminando la linealidad, pero impidiendo entrar en ciertas áreas si no disponías de las habilidades necesarias.

El juego resultaba bastante corto, aunque añadieron modos de juego que para desbloquearlos requerían completar en juego cumpliendo unos requerimientos. Pero aun así, no basto para olvidar a SoTN.


A diferencia de Circle of the Moon, este título es considerado uno de los mejores juegos del catálogo del GBA, un gran representante de la franquicia de nuestro vampiro favorito. Visualmente se notan los cambios, usando colores más vivos y efectos visuales que reflejaban el gran potencial de la portátil de Nintendo, pulidas animaciones y lleno de detalles.

En cuanto a jugabilidad añadieron la posibilidad de usar los gatillos para realizar desplazamientos rápidos laterales, esto añadía un punto a favor ya que se podía usar tanto para avanzar más rápido a través de las fases, como para esquivar ataques enemigos. Se cambió el sistema de magia complejo que usaba el CotM, por un sistema más sencillo y efectivo a base de libros de hechizos que se combinaban con las armas para generar diversos efectos. También disponemos de muchos objetos que poder equiparle al protagonista que le dotan de ciertos beneficios y atributos.

Ofrece una duración más larga y abierta que su antecesor, disponías de dos castillos a explorar, muchas zonas secretas y objetos coleccionables para conseguir y poder decorar una zona del castillo. Se hace notar la calidad del trabajo que realizaron los chicos de SotN. Aunque no todo es color de rosas, ya que la banda sonora a la que nos tenía acostumbrados Konami, en esta entrega bajo la calidad, pero aun así es un juego imprescindible para todo fan de la saga.


Último título para GBA y llegó lleno de múltiples sorpresas además de una incuestionable calidad. El juego mantiene la formula RPG que ha venido adoptando desde SotN, con una jugabilidad pulida y fluida. Incluye una gran variedad de armas, tanto a melee como a distancia y el añadido de ataques especiales. Se eliminan las armas secundarias y se añade un sistema de robo de almas, cada alma, concede habilidades y características únicas, pasivas o activas, desde habilidades o ataques, o simplemente incremento de algún atributo, este añadido ofrece una experiencia de juego única, ya que podremos crear el set de almas a nuestro gusto y forma de jugar. Volvemos a tener un enorme castillo con muchísimas zonas que tendremos que explorar y en las que necesitaremos tener una u otra habilidad para hacernos camino a través de todo el castillo.

Visualmente el juego está dotado de excelencia, cargado de muchos detalles, animaciones, efectos visuales, colores, ilustraciones, etc. En el apartado de sonido, recupera la altísima calidad que caracteriza a la saga, tanto en bso como en efectos sonoros. Esta entrega es el máximo exponente que se puede encontrar en la saga, explota al máximo la capacidad de la consola y no deja ningún vacío por llenar. Sencillamente es un placer jugar a este juego.


Otra vez, el abrazo al entorno en 3D, le vuelve a jugar una mala pasada a la saga, aunque en este caso, tuvo mejor aceptación y mejores críticas que sus primos de la N64.

Este título abandona un poco el toque de RPG, se elimina la subida de niveles y simplemente se queda con algunas armaduras y objetos que otorgan bonificaciones al personaje. Otro detalle es que solo disponemos del látigo, aunque este tiene diversas variantes que se podrán conseguir a lo largo del juego, también podremos usar sub-armas, pero no tienen tanto peso para el juego y no dispone de una gran variedad de hechizos o habilidades.

Su sistema de combate y control general es más que aceptable, aunque se queda corto en cuanto a historia y mapeado. También se pierde el punto fuerte de la saga que son las plataformas, y los puzzles no representan una gran complicación para superar.

Técnicamente el juego es bastante aceptable, ofreciendo buenos gráficos, texturas y efectos de las habilidades; Vuelve a dejar muy vacío su BSO.

Aunque no es un mal juego, lo cierto es que Konami no lograba sacar satisfactoriamente un título de Castlevania en 3D que cumpliera con todos los estándares de calidad a los que nos tenía acostumbrado con sus entregas en 2D.


Como secuela de Aria of Sorrow que es, mantiene una jugabilidad similar con el sistema de almas, toques de RPG con subida de nivel, mejorar atributos, equipamiento de armas, objetos, armaduras y la posibilidad de mejorarlos. Haciendo uso de la pantalla táctil de la Nintendo DS para el control de algunos personajes y el factor principal, los sellos, que tienen su uso para acceder a algunas zonas e incluso usarlos durante las batallas.

El juego cuenta con un guiño a Castlevania III, que por evitar spoiler, no revelaré. En resumen el juego no es para tirar cohetes, ya que no se diferencia mucho de AOS, mantiene muchas similitudes con este, pero es un buen título y sus dos finales, le aportan un toque de rejugabilidad extra al juego.


Por primera vez un título en 3D que logra estar a la altura de las entregas en 2D, el día en que Castlevania conoció GOW, DMC, POP, entre otros. Este juego marcó una pauta importante para futuras adaptaciones de la saga a los entornos en 3D.

El titulo adopta la jugabilidad de un beat’em up donde los combates y los combos tienen una gran importancia, tiene toques de RPG en forma de subida de nivel, equipo, armas, accesorios e incluso personajes de apoyo. Cuenta con un sistema de estados alterados y debilidades a elementos, cosa que aporta mucho más a este título, ya que podremos equiparnos los ítems, que mejor nos convenga en un momento dado, también podremos combinar objetos y materiales que vayamos recogiendo del entorno para crear nuevas cosas.

Durante la aventura aprenderemos habilidades que nos permitirán avanzar en la historia, ya que esta vez, se ha trasladado la fórmula de un gran mapeado, con zonas y subzonas que explorar y zonas en las que, para acceder necesitaremos disponer de cierto requisito.

Los familiares (demonios inocentes) toman un papel importante en esta entrega, pudiendo llegar a conseguir una gran variedad de ellos, hacerlos evolucionar, así como también el poder controlarlos durante el combate. El bestiario está muy detallado, pudiendo ver todo lo que respecta al enemigo contra el que nos hemos enfrentado.

Con respecto al apartado gráfico, el juego no está a la altura de otros juegos que se lanzaron en ese mismo año, se queda un poco pobre en este aspecto, al igual que en su banda sonora, vuelve a dejarnos un mal sabor de boca y se decanta por melodías menos pegadizas y más rockeras.

Aun así nos encontramos con un juego más que recomendable pero que no logró romper del todo la maldición que tenía Konami al trasladar esta saga del 2D al 3D.


Mantiene la misma fórmula hasta ahora empleada en las entregas de las portátiles, un sistema de juego metroidvania. Este título no innova mucho, y tampoco hace gran uso de la pantalla táctil de la NDS, lo más destacable es que se controlan a dos personajes simultáneamente, los cuales se pueden cambiar pulsando un botón y también realizar un ataque especial al unísono.

Cabe destacar que pese a que no aporta grandes novedades a la saga, es un título que resuma calidad, bien hecho y que va al grano.

Su modo multijugador, en el que cada uno puede controlar a un personaje, finales alternativos y fases secretas, además de poder desbloquear dos nuevas parejas de personajes, aportan más rejugabilidad al titulo.


Esta entrega es sin duda una auténtica joya cargada de sorpresas y novedades, además de que también está muy mimada, para empezar es el primer Castlevania en el cual nuestro protagonista es una chica: Shanoa. La introducción de los glifos aporta una divertida innovación, ya que podremos conseguir hasta 100 glifos diferentes, podemos equiparnos con hasta 3 glifos, estos nos confieren habilidades, armas, ataques y mejoras. Se pueden combinar los glifos de los brazos para generar ataques especiales. El recolectar los glifos y crear nuestra combinación idónea alarga mucho la vida del juego.

Otra novedad es que se elimina en gran medida el sistema de mapas usado hasta entonces, ahora iremos de zona en zona, cada una con su propio mapa y subzonas. Podremos desbloquear el castillo de Drácula como mapa extra. La dificultad es algo que caracteriza a este juego, tiene una gran dificultad, no nos costara mucho morir (no tanto como en The Adventure of Link) pero sí que representa un reto considerable. Podemos concluir que este juego elevó a su máximo exponente a las entregas que vieron la luz en NDS.


No hay palabras para este título, Konami dio un gran giro a la saga y la transformo en un juego de lucha, cosa que no es un gran problema, no es la primera compañía que ha decidido dar un giro similar a sus sagas. Nintendo lo hizo con super smash bros; Square enix con Final fantasy: dissidia; Marvel con Marvel vs Capcom. Pero Konami no lo hizo nada bien, en un intento por revivir la franquicia, que le salio bastante mal.

El juego tiene un control muy caótico en el cual si no tienes cuidado, se te puede escapar el wiimote de las manos de tanto agitarlo, aunque ofrece la posibilidad de usar el mando clásico o el de Gamecube, aunque no es que se note una diferencia muy notoria. La cámara es muy mala y juega malas pasadas.

Por si fuera poco el juego, pese a tener los modos de juegos clásicos en los juegos de lucha: Historia, Arcade, VS, supervivencia y online, no ofrece nada interesante. La historia no tiene mucho sentido, y tampoco explica el por qué usaron el nombre de “Castlevania” más allá de que puedes usar a los personajes que han aparecido en los juegos, que además no tienen un final propio. La música es lo único que destaca en el juego, gráficamente no destaca nada, no aprovecha la potencia gráfica de la consola. En conclusión, este juego obtuvo unas críticas muy duras por parte del público, y fue un duro golpe para Konami.


Esta entrega está orientada al multijugador, en el cual pueden jugar hasta 6 jugadores simultáneamente, posteriormente en la versión de PS3 se añadió la posibilidad de jugar 4 jugadores en la misma consola. El juego no ofrece realmente grandes novedades a la saga, salvo la diversión que aporta el jugar con amigos y cooperar para acabar cada fase y derrotar al jefe final de cada una de ellas. Se puede jugar solo, pero el juego tiene una dificultad bastante elevada, así que, a menos que dispongas de mucha paciencia, tiempo y no te importe morir infinidad de veces, puedes intentarlo, pero se disfruta más en compañía.

En este título podremos seleccionar el personaje con quien queramos emprender la aventura, cada personaje cuenta con habilidades y características únicas. El sistema de niveles se ha sustituido por la inclusión de objetos y armas que irán modificando nuestros atributos, otro hándicap añadido es el límite de tiempo para superar cada escenario, dándonos solo 30 minutos para acabarlos, pero dado la dificultad del juego, tendremos que reiniciar la fase más de una vez, eso sí, tienen el detalle de conservarnos los objetos y armas que hemos conseguido en ese intento. Es un buen juego que aporta mucha diversión y variedad a la serie, pero que a modo de historia no aporta nada a la saga.


Rara vez un estudio español ha estado en boca de todo el mundo, y este es el caso de los chicos de Mercury Steam. Nos han regalado una auténtica joya, y supo con creces romper la maldición que tenía la saga con los traslados al 3D.

LoS es el hijo resultante entre Castlevania y God of War. Mezcla a la perfección todos los elementos más destacables de ambos juegos, por una parte el estilo frenético de los combates en un hack and slash con diversos combos, y la esencia de Castlevania en lo que a historia, puzzles y plataformas se refiere. Ofrece una gran rejugabilidad al poder volver a las distintas partes del mapa para acceder a zonas que antes no podíamos, superar ciertos retos o encontrar objetos que no podíamos conseguir por falta de algún arma, habilidad o combo.

El apartado visual es increíble, logrando sumergirnos de lleno en cada uno de sus escenarios sin dejar pasar ni un solo detalle. Las animaciones también están muy trabajadas y los efectos visuales de ataques y habilidades se llevan la palma. En lo que a sonido se refiere, estos también disponen de muy buena calidad incluyendo su banda sonora que sin lugar a dudas, recupera toda la magia de la saga.

Este es sin duda el resurgir de Castlevania en 3D. Los anteriores intentos por trasladar esta franquicia al 3D quedan fácilmente en segundo plano al disfrutar este juego, que denota que además de coger influencias de otros géneros, supieron adaptarlas a la perfección y con estilo propio.


Este título vio primero la luz en 3DS y posterior mente en consolas y PC con una versión en HD, viene de la mano por parte de Mercury Steam, dejándonos otra gran entrega, esta vez con un apartado gráfico en 2.5D. El juego nos sumerge en la piel de 4 protagonistas: Gabriel, Simon, Trevor, y Alucard. Cada uno con caminos diferentes pero con un mismo fin.

El juego posee un estilo metroidvania en el cual podremos recorrer las zonas del castillo y regresar a aquellas en las que no teníamos acceso o no podíamos recoger un determinado objeto hasta disponer de lo necesario para lograr tal cometido. Cada personaje tiene su propio recorrido y fases dentro del castillo. El ingrediente de plataformas cobra un papel muy importante y protagonista, además de tener presente trampas y obstáculos (no solo de combates estilo hack and slash se basa el juego), los puzzles son otro factor importante. Con lo que respecta al combate, es muy similar al que hemos visto en LoS con combos, defensa, esquiva, remates y armas secundarias.

El juego nos ofrece horas de juego y diversión, con una gran rejugabilidad, retos, dos dificultades extras y otros añadidos. Con respecto al apartado gráfico, se podría decir que es un juego que está muy a la altura de los juegos de 3DS, aprovechando toda su capacidad gráfica. La escenografía, los efectos visuales, los modelados de los personajes, iluminación, texturas y animaciones, se mantienen en una increíble calidad de principio a fin. El juego posee una banda sonora exquisita, que nos sumergen en la aventura a la perfección y sin ser forzado.

Una vez más Mercury steam han logrado lo inimaginable, han marcado un antes y un después en la franquicia, pero esta vez, han reinventado con éxito el castlevania tradicional en 2D.


Esta entrega se queda bastante floja si se compara con la primera parte. En cuestión de jugabilidad se han introducido nuevos elementos, como lo es los saltos temporales. Por una parte tenemos un entorno clásico en el castillo y otro en un mundo más moderno. En historia se ha quedado un poco flojo, costandole encajar la existencia de esos dos mundos de forma coherente y precisa, llegando incluso a cansar la ingente cantidad de cinemáticas que tiene el juego.

El problema recae en la diferente jugabilidad y profundidad que ofrece cada una de las épocas; en la época clásica, nos recuerda a su predecesor, logran atraernos y sumergirnos en emoción. Pero cuando pasamos a la época moderna, se abusa del sigilo, y de ciertos elementos.

Con respecto a los combates LoS 2 vuelve a apostar por la misma fórmula que en su predecesor. Intenta solucionar el tema de la cámara fija, dejándonos una cámara manual, la cual llega a ser frustrante en algunos combates o situaciones. En las armas solo dispondremos del látigo de sangre, una espada y unas garras. Aunque para solventar esto, ahora Gabriel lucha con más agilidad. Disponemos de una gran cantidad de mejoras, combos y habilidades que podremos usar en los combates. Las plataformas han perdido un poco de peso y los puzzles también.

El apartado gráfico sigue manteniendo el listón bien alto, a excepción de los escenarios modernos del juego, donde se aprecia un bajón de calidad en ciertos detalles. Y por supuesto, su banda sonora es incuestionable. En líneas generales no es un mal juego, pero quizás, ese añadido un poco forzado de la mezcla entre mundo clásico y mundo moderno, hace que el juego merme un poco y no logre estar a la altura de LoS, ya que hace que ganemos y perdamos interés según en qué fase estemos jugando, hace que esta entrega se quede un poco atrás. Pero sigue siendo un gran título que debe permanecer como inspiración para futuras entregas de la saga. Nos ha abierto un mundo de posibilidades al mostrarnos algo distinto a lo que habíamos visto. Castlevania ha conocido a Assassin´s Creed.

¿Veremos un Castlevania con toques de sandbox, desarrollándose en un mundo más actual?


Castlevania_logo

Esto ha sido un pequeño gran resumen de lo que ha sido hasta ahora la vida de esta gran saga, que ha tenido altibajos; hemos repasado auténticas obras maestras, entregas no tan buenas, y otras que han pasado totalmente desapercibidas entre los jugadores. Lo cierto es que Castlevania se ha mantenido en pie a lo largo de los años y siempre es capaz de sorprendernos para bien o para mal.

La trilogía de Lords of Shadow ha marcado un hito en la saga, al romper con la mala racha que tenía Konami con las adaptaciones en 3D y Symphony of the Night marcó un antes y un después en la serie, condicionando así otras entregas en 2D.

Solo nos queda esperar una próxima entrega de Castlevania y ver cómo nos sorprende Konami.

¿Cómo te gustaría ver en la siguiente entrega de Castlevania?

¿Con que estilo de juego deseas la siguiente entrega?

  • Estilo Castlevania Clásico (Salta, Pega, Mata)
  • MetroidVania (Exploración y acción)
  • AssassinsVania (Sandbox y plataformas)
  • Otros (Conducción, Carreras, Simulación, etc.)

Deja un comentario

avatar
no hay comentarios