Museo de Intros: Full Throttle

Dynamo sobre pañales

Nueva entrega del Museo de Intros de Gamika, que ya tocaba. Esta vez nos vamos a 1995 con una de las mejores aventuras gráficas que nos dio Tim Schafer en su época dentro de LucasArts, y que es todo un clásico de culto. Poneos la chupa de cuero y preparaos para quemar el asfalto, porque esto es Full Throttle.

Una aventura gráfica no tan al uso a lo que nos tenían acostumbrados con títulos anteriores como la saga Monkey Island o Day of The Tentacle, donde no solo teníamos las típicas opciones de diálogos, investigación, y uso de objetos, sino también secuencias jugables en moto o diferentes vehículos, y zonas donde nuestras decisiones podrían provocar que acabásemos con nuestros huesos en la carretera. Además, fue uno de los primeros juegos de LucasArts en usar actores conocidos para ponerle voz a los personajes del juego, como el caso de Mark Hamill, quien prestaba la voz al antagonista de la función Adrian Ripburger. Pero el merito en ese aspecto fue totalmente merecido por Roy Conrad, cuya voz es con la que escuchamos a Ben, el protagonista, en el juego. Un vozarrón tremendamente personal y característico con el que identificas el juego inmediatamente. En serio, escuchad su dialogo inicial en la intro. Es sublime.

Su fallecimiento en 2002 fue, junto con la ausencia ya de Schafer del equipo creativo en LucasArts, uno de los principales motivos por los que jamas veríamos una secuela de este juego. Y en parte es de agradecer, ya que el proyecto que tenia en ese momento LucasArts para la secuela era un juego de acción para PC, PS2, y Xbox, totalmente alejado del genero. Y ya sabemos por anteriores experiencias que esas cosas no solían acabar bien.

Lo mas parecido que nos ha dejado Schafer al espíritu de Full Throttle en estos años ha sido Brütal Legend, otro juego que, al igual que paso en su momento con esta aventura, no tuvo la aceptación que de él se esperaba. Como ha pasado con otros títulos, no siempre la calidad se ve recompensada.

Deja un comentario

avatar
no hay comentarios