¿Qué nos dejó la BlizzCon 2015?

Criticamos las novedades expuestas por Blizzard en su conferencia anual

C

omo probablemente ya sabréis, Blizzard presentó en su conferencia anual el pasado 6 de noviembre su escaparate con todo lo que tienen preparado para sus títulos. Aunque ya quizás la mayoría hemos oído hablar de lo más importante que se presentó, vamos a dar un paso más allá y abramos en canal lo nuevo y lo renovado, para intentar discernir los aspectos positivos y negativos y así ofrecer una radiografía en pleno 2015 del estado la compañía que nos trajo en su día Starcraft, Diablo II y World of Warcraft. 

starcraft II

Starcraft es probablemente el mejor juego de estrategia en tiempo real de todos los tiempos, y casi cualquiera que disfrutase de ese juego durante su infancia no podrá evitar que se le forme un nudo en la garganta al hablar de las mejores experiencias que pudieran vivir en él. Pero esta no fue una obra de una única pincelada. Los errores de diseño, bugs y limitación de unidades eran al principio una tónica predominante que empobrecían bastante a la experiencia de juego, pero progresivamente con actualizaciones posteriores y en especial gracias al parche 1.8, Starcraft pudo desarrollarse y sacar a relucir todo el potencial que encerraba. Ahora le toca a su segunda parte afianzarse por completo y demostrar de lo que es capaz en su final, Starcraft II: Legacy of the Void.

Imagen ingame de Starcraft II: Legacy of the Void. Fuente: IGN

Imagen ingame de Starcraft II: Legacy of the Void. Fuente: IGN

Si con Wings of Liberty nos pusimos en la perspectiva de Jim Raynor y los Terran, con Heart of the Swarm bajo las alas de Sarah Kerrigan y los temibles zerg, sobraba decir que por fin llegaba el turno de Artanis y los Protoss de protagonizar la conclusión de una de las lores más profundas que uno puede encontrar en un juego de estrategia. El modo historia cuenta con 3 misiones de prólogo que sirven de contextualización y, para hilarla con la anterior expansión, 19 misiones diferentes de campaña y otras 3 de epílogo, que concluyen tras cinco años Starcraft II. Esta vez se unirán como nunca han hecho tanto los Terran, Zerg y Protoss, combatiendo a un enemigo común: Amón el Caído, líder de los Híbridos. Esta expansión es independiente de las demás, es decir, podrás jugarla aunque no tengas ninguna de las anteriores entregas. Ese hecho, sumado al de que el juego viene acompañado de una cinemática de 10 minutos narrándonos todo lo acontecido hasta ahora, suena como una verdadera invitación a que aquellos que se lo perdieron en su época se suban hoy al barco de Starcraft.

Imagen de gameplay de Starcraft II: Legacy of the Void. Fuente: Softpedia

Imagen de gameplay de Starcraft II: Legacy of the Void. Fuente: Softpedia

Aunque hablásemos infinitamente de la lore de Starcraft, lo cierto es que aun así estaríamos hablando solo de la mitad del juego. En efecto, éste es el padre de los e-Sports. Su modo online es muy divertido y profundo al mismo tiempo, hasta intimidante para algunos jugadores novatos, pero Legacy of the Void ofrece novedades justo en este sentido. En primer lugar, tenemos el modo Cooperativo, en el que dos jugadores podrán realizar misiones similares a las del sistema de campaña, siendo un buen ‘campo de entrenamiento’ para que los jugadores que estén comenzando puedan entrenar, o como un buen entretenimiento para dos amigos. Además, el modo Arconte consistirá en partidas 2vs2 con una facción en cada bando, dando lugar a un sistema online más profundo con estrategias más pulidas y complejas. Será muy interesante ver batallas así a nivel competitivo.

Realmente no sé si esta expansión me suena tan bien porque es buena o porque quiero que lo sea. Legacy of the Void carga sobre sí la responsabilidad de ser probablemente el último Starcraft (ya que toda idea de una tercera parte es por ahora mera especulación), y estar a la altura de esas expectativas no es fácil. ¿Podrá ser Legacy of the Void la expansión que dé el broche final a la saga?

diablo iii

Para aquel que tenga el Diablo III: Reaper of Souls en la estantería le recomiendo encarecidamente que vaya desempolvándolo. Durante la BlizzCon pudimos conocer los detalles del parche 2.4, el que será uno de los más grandes hasta la fecha y con mayor aporte de contenido. Su novedad más importante ha sido la Isla Cuencagrís, toda una nueva zona cargada de tesoros, criaturas sobrenaturales y una historia oscura con muchos secretos. Del mismo modo, en el Modo Aventura veremos una ampliación de zonas: el Bosque Eterno y Las Dependencias Reales.

Imagen de la Isla Cuencagrís. Fuente: Battle.net

Imagen de la Isla Cuencagrís. Fuente: Battle.net

Para aquellos que buscamos en Diablo más que el ‘mata-mata’ y queremos adentrarnos mejor en la historia, estas ampliaciones son útiles. Según Blizzard, a través de El Señorío de Loric podremos descubrir secretos relacionados con el Rey Esqueleto.

Además, veremos dos nuevos modos de juego. Por un lado, están las Mazmorras de Conjunto, diseñadas para explotar al máximo las mecánicas de tu equipo. Cuando tengas por completo un conjunto, podrás acceder a una mazmorra especialmente seleccionada para tu conjunto y clase. Por el otro, tenemos las Fallas Potenciadas, una nueva mecánica para darle más utilidad al oro (YA ERA HORA), permitiéndonos convertir una falla superior en una potenciada, lo que se traduce en que al hacerlo podrás tener acceso a una cuarta gema legendaria al final de una falla.

Thorns of the Invoker, al igual que algunos otros sets, cambiará sus efectos y estadísticas tras el parche 2.4

Thorns of the Invoker, al igual que algunos otros sets, cambiará sus efectos y estadísticas tras el parche 2.4

Por último, las revisiones de los sets buscarán reforzar y potenciar el rol que permite jugar cada conjunto (aunque en algunos casos se trata de verdaderos cambios drásticos al efecto de cada equipo, por lo que recomiendo a todos los jugadores experimentados estar atentos a estos cambios). Podría seguir mencionando novedades como los nuevos objetos legendarios, la ampliación del inventario… Así que, en resumen, este parche no deja de sumar y sumar puntos para Diablo III, un juego que salió al mercado algo flojo, pero que con la carrerilla de los últimos años ha procurado recompensar la lealtad de sus miles de jugadores habituales y atrayendo nuevas caras a una de las sagas más longevas de Blizzard.

world of warcraft

Durante la conferencia de World of Warcraft, se presentó por segunda vez, un poco más a fondo, Legion. La siguiente expansión del juego había sido anunciada hace varios meses y no sin polémica. En especial, las discusiones se centran en la historia y, más concretamente, sobre la vuelta de Illidan Tempestira y la Legión Ardiente. Por un lado, tanto la Legión Ardiente como el propio Illidan son iconos muy admirados por la comunidad, pero ciertamente no son nada nuevo y huele un poco a refrito, ya que llevan dos expansiones seguidas reciclando villanos y no han sido capaces de ofrecernos uno realmente carismático desde Cataclysm.

Sin embargo, todos los que estábamos atentos al título fuimos casi unánimes en nuestra emoción con la presentación de la nueva clase jugable: el Cazador de Demonios. Esta clase de prestigio exclusivamente élfica (tanto para Elfos de Sangre como Elfos de la Noche) comienza al nivel 98 y nos brindará la oportunidad de llenar los huecos de la historia de los Illidari, el Templo Oscuro y la Cruzada Ardiente del mismo modo que lo hicimos con el Caballero de la Muerte en Wrath of the Lich King. A niveles jugables se ve estupenda, durante la BlizzCon se enseñaron algunas habilidades realmente vistosas, siempre conservando la estética oscura y poderosa que envuelve al propio Illidan.

Gul'Dan, Destructor de Sueños. Fuente: Hearthground

Gul'Dan, Destructor de Sueños. Fuente: Hearthground

Por supuesto, falta mencionar Las Islas Abruptas, el nuevo mapa en el que tendrá lugar la acción de Legión, compuesta por 7 zonas. Tendrá 5 mazmorras no heroicas para subir de nivel, pudiendo acceder a ellas en cualquier orden y otras heroicas que se desbloquearán al nivel 110. Dispondremos de dos raids desde el comienzo: El Gran Palacio de Suramar, donde se encuentra la base de operaciones de Gul’ Dan (10 jefes) y La Pesadilla Esmeralda, una versión corrupta del Sueño Esmeralda a la que deberemos acceder a través de Shaladrassil (7 jefes). Por ahora todo lo que comentemos de ellas estaría en el terreno de la especulación. 

Durante los próximos diez niveles (recordemos, el nuevo nivel máximo será el 110), iremos consiguiendo las armas artefacto. Esta modificación trajo bastante debate entre la comunidad, ya que se basa en las armas características de un héroe de cada clase, pero su uso es obligatorio por lo que se tiende a igualar a todos los jugadores. Es decir, uno de los incentivos para invertir tiempo en tu personaje era la posibilidad de conseguir un arma especial que hiciese parecer a tu personaje único y poderoso. La sensación de conseguir algo así era puro éxtasis. Todo esto desaparece en Legión. Para compensarlo, podrás personificar tu artefacto, pero siempre dentro de unos márgenes establecidos, así que aún es pronto para saber si será suficiente.

Fuente: Battle.net

Fuente: Battle.net

El sistema de honor también tuvo cambios drásticos. Ahora se trata de un sistema más progresivo, que recuerda ligeramente al de Counter Strike: Global Offensive, ya que se basa en la progresión y en la mejora paulatina de nuestras habilidades y rangos según vayamos jugando. Cuando alcances los 50 puntos de rango, podrás resetear tu barra de honor y conseguir objetos de prestigio para mejorar nuestra arma artefacto.

Si bien los juegos comentados hasta ahora eran una muestra de cómo un videojuego siempre es una obra inacabada con la posibilidad de seguir perfeccionándose, World of Warcraft puede ser tomado como un recordatorio de lo negativas que pueden ser las excesivas alteraciones de un juego. Si bien WoW tuvo desde un principio una aceptación razonablemente positiva, tras la expansión The Burning Crusade se catapultó como el incontestable MMORPG occidental de referencia. Wrath of the Lich King, la sucesora de The Burning Crusade, introdujo muchos aspectos positivos, pero a partir del parche de La Cruzada del Campeón muchos jugadores identifican un punto de caída en la calidad del juego.

Los artefactos podrán ser transformados en función de nuestro estilo de juego. Fuente: Battle.net

Los artefactos podrán ser transformados en función de nuestro estilo de juego. Fuente: Battle.net

Cataclysm y Mist of Pandaria fueron recibidas con recelo; el juego había caído en una espiral repetitiva y parche tras parche más jugadores abandonaban las tierras de Azeroth. La explosión definitiva se produjo con Warlords of Draenor: durante un periodo de tres meses casi 3 millones de jugadores abandonaron sus cuentas. Explico todo esto para contextualizar lo que realmente significa Legion: un ultimátum para que World of Warcraft aprenda de sus errores y recupere algo de lo que le hizo uno de los videojuegos más importantes de la historia, o de lo contrario podrá quedar detrás de los tiempos, apartado como una vieja gloria de la que solo se podrá hablar bien en pretérito.  

 

overwatch

Durante la conferencia, las miradas del público hacia Overwatch eran como las de unos alumnos de colegio extrañados ante un compañero nuevo de un país extranjero. Nunca nadie imaginaría que a Blizzard le diese por sacar tan en serio un shooter, mucho menos para consola. Además, trae una estética y ambientación completamente nuevas con personajes originales, por lo que es uno de los movimientos más ambiciosos que ha tenido la compañía en los últimos años. Era normal que en un principio fuésemos reticentes, pero lo que se enseñó en la conferencia estuvo a un nivel aceptable: presentaron tres personajes (Genji, Mei y D. Va), un mapa llamado Hollywood, localizado en un set de rodaje de una película western (lo cual resulta bastante divertido) y… algo de gameplay para que aquellos no afortunados que no fuimos a la BlizzCon tengamos una probadita de lo que será.

Gameplay de Overwatch. En imagen, el personaje Widowmaker. Fuente: Lagzero.

Gameplay de Overwatch. En imagen, el personaje Widowmaker. Fuente: Lagzero.

Si hablamos de sus influencias, es imposible saltarse por alto hablar de Team Fortress, hay muchos rasgos similares y a nivel jugable son sin duda experiencias similares. De ahí parte uno de los argumentos que critican que no sea free to play. Pero si entramos un poco más adentro, veremos que en realidad Overwatch también recoge ideas del género MOBA, cada personaje tiene sus propio set de habilidades con unos roles muy establecidos. Pero Overwatch introduce un cambio, ya que cada jugador podrá cambiar de personaje cada vez que muera. Esta idea rompe con la estructura básica de un MOBA y fue rechazada por una parte representativa de la comunidad. Pero aunque sea una decisión arriesgada, le da un toque de aleatoriedad bastante interesante y de adaptación, ya que tendremos que elegir muy bien qué personaje nos vendrá mejor en cada situación.

Por otro lado, un asunto muy peliagudo fue cuando Jeff Kaplan, director del juego, nos hizo saber que en cuanto compremos Overwatch dispondremos de “todos los personajes y mapas HASTA AHORA”. Lo que a lenguaje real esto se puede traducir en ALERTA DE DLC, lo que viniendo de Blizzard suena bastante sucio. Sí, el método de suscripción de World of Warcraft puede ser abusivo, y los micropagos en Hearthstone tampoco son de agradecer porque generan cierta situación de pay to win. Pero hasta ahora Blizzard había evitado caer en ese pecaminoso camino y cuando querían sacar novedades en un juego simplemente recurrían a parches o expansiones, a la vieja usanza. Quizás me estoy adelantando a los acontecimientos, pero creo que es una posibilidad que toda persona que esté esperando comprar el juego debe tener en cuenta y hacer balance de si le renta o no.

McCree. Fuente: Battle.net

McCree. Fuente: Battle.net

Pero en resumidas cuentas, el juego no pinta nada mal. A nivel competitivo parece muy intenso, con mucho margen a la estrategia y al trabajo en equipo. Y tras ver las conclusiones de varios analistas que pudieron probarlo durante la BlizzCon, lo cierto es que todos coincidían en que fue una experiencia frenética que sin duda repetirían. Overwatch saldrá a la venta en primavera de 2016, pero ya está dando mucho de lo que hablar, y no por nada. Es un título con mucho potencial que sin duda puede dar alguna que otra sorpresa. 

 

 

 

 

 

heroes of the storm

Greymane, rey de Gilneas. (WoW). Fuente: Battle.net

Greymane, rey de Gilneas. (WoW). Fuente: Battle.net

Los free-to-play de Blizzard también tuvieron su batería de novedades y, aunque no hay mucho que comentar al respecto, lo cierto es que hay algunas ideas interesantes. Empezamos con Heroes of the Storm, que introduce el Modo Arena, aligerando las normas y el metagame para hacer una experiencia más casual y espontánea, pensada para tomarse un descanso del ritmo de las partidas normales. Además, llegan al Nexo dos personajes de Warcraft: Greaymane, rey de Gilneas y Lunara, la primera hija de Cenarius.

Pero el dato más relevante tiene nombre propio: Cho‘Gall. Este ogro de dos cabezas que ya conocíamos del Bastión del Crepúsculo en World of Warcraft, es más que un personaje nuevo: es toda una nueva mecánica en la que el mismo personaje deberá ser utilizado por dos jugadores. No hay forma de comprarlo, solo algunos afortunados que participaron activamente en la BlizzCon (ya sea de forma presencial o a través del ticket virtual) lo recibieron en su cuenta, pero no te preocupes. Si quieres conseguirlo, debes conseguir que alguien que sí lo tenga te invite a jugar con él a Cho’Gall y ganar dos partidas. Tras hacerlo, lo desbloquearás inmediatamente en tu cuenta. 

Heroes of the Storm es un juego basado alrededor de una cita de una de mis películas favoritas: ¡Nunca retirarse, nunca rendirse!

— Dustin Browder, director de Heroes of the Storm

Hearthstone

No podía faltar dedicar su párrafo a Hearthstone. Si bien aquí hay pocas novedades que comentar,  Blizzard se las ingenió para ‘darle chicha’ a través de nuevas mecánicas en algunas de sus 45 nuevas cartas que se introducen con la expansión The League of Explorers. Cuenta con cuatro zonas, lo cual es una menos que las anteriores expansiones, pero con una estética muy Indiana Jones que recorre lugares emblemáticos de la historia de World of Warcraft de una manera muy cuidada. Un lujo para el amante de esta saga capaz de encontrar los ‘easter eggs’. Sin embargo, a título personal, me ha parecido que había cartas innecesariamente fuertes que pueden romper la experiencia de juego para aquellos que no vayan a poder jugar la expansión. ¿A ustedes qué os parece? Si la habéis probado, me encantaría que dejaseis en la caja de comentarios vuestra opinión.

Al principio de la conferencia inaugural de la BlizzCon, Mike Morhaime (mandamás de Blizzard y, a tiempo parcial, meme de internet) dijo lo siguiente: “Cuando Blizzard saca un videojuego, sabéis que es solo el principio”. Ciertamente, al escucharlo mientras seguía la conferencia en el directo pensé que estaba simplemente sacando pecho pero, mientras llevaba a cabo esta publicación, me di cuenta de que quizás es un punto que debemos concederles. En la industria, la mayoría de compañías esperan recaudar la mayor parte de sus ventas durante los dos primeros meses, por lo que la tendencia es más cercana a preparar una secuela en cuanto un juego exitoso empieza a dejar de generar beneficios que a mejorarlo. Por eso tener a unos tipos como Blizzard, que aunque no siempre hagan las cosas tan bien como deberían, se esfuerzan en mimar y mejorar cada título que sacan al mercado es muy positivo. Hasta aquí lo que se daba, Blizzard, a ver qué me traes el año que viene.

Deja un comentario

avatar
no hay comentarios