Intento de informático, aficionado de las artes audiovisuales, enamorado de los videojuegos desde que me hicieron quedarme sostenido en una escalera 5 minutos para escuchar una canción que me erizara el cuerpo, llorar como un traicionado por las muerte de una niña de cabello ceniciento, reír como un descosido junto a un “weaboo” con una katana laser y vivir de mayor las glorias de antes de mi nacimiento cañón en mano.

Right Menu Icon
Ir a la barra de herramientas