baby-ipad

Un grupo de amigos pasaba una tarde como otra cualquiera en una cafetería, charlando de las típicas cosas que suelen charlar los frikis en momentos así: videojuegos, cine, series, manga, perros, gatos, ponys… Todo era risas y fiesta, hasta que uno de ellos, seguramente por culpa del subidón producido por el licor en el café que acababa de terminarse, dijo una frase. Una frase que cambiaría sus vidas para siempre:

“¿Y si hacemos una web de videojuegos?”

Para que fue eso…

La charla cambio totalmente y se centró en ese asunto. “No tenemos medios” dijo uno. “Ya hay muchas otras webs” declaró otro. “Es liarnos demasiado” expuso otro más. Y justamente esos puntos que declaraban sus compañeros eran importantes para lo que decía el valiente del grupo. Si, no hay muchos medios, hay muchas otras webs, y es un poco enrevesado. Pero todos dialogaban con opiniones validas e interesantes.

¿Por qué no compartirlas con el resto del mundo? No había nada que perder, y puede que no mucho que ganar, pero por hacerlo no pasaba nada. “Tendremos que poner tetas”, propuso uno del que nunca más se supo.

A partir de ahí, algunos encuentros casuales donde volvía a salir el asunto. Pequeñas propuestas e ideas que se iban acumulando y apuntando. Y a lo tonto, ya estaba la cosa en marcha. Ya no había vuelta atrás. Estas bravas personas ya habían puesto su fe y esfuerzos en crear un lugar donde exponer al mundo sus opiniones y todo lo que les pasase por la cabeza. Igual no eran profesionales, ni tenían demasiada experiencia en ello, pero se pusieron a ello con muchas ganas e ilusión. Ya estaba claro que no sería exclusivamente de videojuegos, porque había muchas más cosas de las que hablar, pero eso ya no importaba. Lo importante era hacerlo, y divertirse con ello.

Y por eso, estás aquí leyendo esta pequeña historia, estimado lector. Porque, un pequeño grupo de forajidos ha hecho lo que tenían ganas de hacer.

Bienvenidos a Gamika. Solo te pedimos que te quites los zapatos al entrar. Eres lo que juegas.


Deja un comentario

avatar
Ordenar por:   nuevos | viejos | mejor valorados
QueDeponios
Colaborador

Tiempo más tarde, apareció un joven que se uniría a esta aventura, los bardos cantaban sobre su sentido del humor, causante de que fuese perseguido por varios ejércitos. Quedeponios era su nombre, vivió durante un año escondido en un Blogsque, hablándole a los árboles, pero al ver a estos bravos y fornidos caballeros, no dudó en unirse a su grupo.

wpDiscuz