Una saga llamada Persona

Social Links Social Links Social Links PERSONAPERSONAPERSONAPERSONA

Este 4 de abril de 2017 se puso a la venta el que para muchos es uno de los juegos más esperados de este año: Persona 5. Puede que últimamente hayáis visto u oído cosas sobre él y no es para menos. Puede ser uno de los RPG con más mimo de los que se han creado jamás.

No, no es una exageración. Los que no tengáis ni idea de la saga os podemos asegurar que son unos juegos que siempre han recibido una gran atención en los detalles, cuidándolos hasta en las cosas más banales; Persona 5 es el mejor ejemplo de ello. Pero no nos adelantemos. En este artículo hablaremos de los orígenes de esta saga para que la conozcáis o, en caso de que ya sepáis de qué va el asunto, la repaséis. Así pues, como diría Igor, Welcome to the Velvet Room.

Al tratar de hablar de Persona es inevitable no mencionar nada de su saga madre, Shin Megami Tensei (SMT). Al fin y al cabo Persona no deja de ser uno de sus muchos spin-off. Y cuando decimos muchos, son muchos. Como es una saga bastante extensa hablaremos de ella solo en líneas generales y así os hacéis una idea de qué trata (os prometemos desarrollarla en artículos venideros).

Su origen se remonta al año 1987, cuando la compañía japonesa Atlus desarrolló el que fue el inicio de todo: Megami Tensei. Este juego lanzado para la Famicon (lo que conocemos por NES en Europa) está basado en una serie de novelas del autor japonés Aya Nishitani tituladas Digital Devil Story. Tanta es su influencia que la historia comienza justo después de los 3 primeros libros. El juego tuvo una segunda parte en 1990 y dos años después de su lanzamiento Atlus creó el primer título de la que pasaría a ser su franquicia principal: Shin Megami Tensei para la SuperFamicon (SNES en Europa). A día de hoy cuenta con un total de seis juegos (eso si obviamos sus spin-off propios) y solo unos pocos salieron de Japón.

Todos ellos comparten ciertas características. Para empezar transcurren en el mismo universo, aunque no es necesario haberlos jugados todos para entenderlos ya que son autoconclusivos -con alguna excepción como el primero y el segundo que van unidos a la fuerza-. Todos tienen una ambientación postapocalíptica o preapocalíptica en un Japón moderno (en su mayoría) y sus historias están llenas de connotaciones filosóficas y religiosas. A la hora de jugar siempre tendremos que decantarnos por una de las tres alineaciones morales disponibles –Ley, Caos y Neutral– y dependiendo de la elección que hagamos podemos obtener diferentes finales.

En lo que respecta a las mecánicas de juego todos se basan en la captura y uso de diferentes “demonios” en combate (la gran mayoría provienen de distintas mitologías y religiones). Lo que vendría siendo Pokémon pero con criaturas mucho menos adorables. Sin embargo, a diferencia de la conocida saga de Nintendo, no los capturamos como tal, sino que por medio de conversaciones tendremos que convencerles de que se unan a nuestro equipo a cambio de no matarles (eso si no se reviran cual gato cabreado). O los compramos en subastas de demonios y aquí no ha pasao nah.

La pega es que para fortalecerlos tendremos que subirlos de nivel y fusionarlos entre ellos para crear nuevas criaturas más poderosas, acojonantes y, en algunos casos, grotescas. Y todo esto mientras recorremos una mazmorra en primera persona al más puro estilo Dungeon Crawler. Por si no sabéis de qué hablo es como aquel salvapantallas de Windows 98 que era un laberinto. ¿Lo recordáis? Pues algo así.

Shin Megami Tensei asentó las bases de la franquicia gracias a su éxito en Japón. Muchos más titulos vieron la luz pero, de todos ellos, destacaremos Shin Megami Tensei If…, lanzado en el año 1994 para Super Nintendo

Este juego salió en 1994, justo después del segundo título de la saga –Shin Megami Tensei II– y se convirtió en su primer spin-off como tal. Su importancia se debe a que fue la principal inspiración de la saga Persona, ya que como ocurre en esta los protagonistas son estudiantes y la historia se desarrolla en un instituto. Las mecánicas de juego son similares a los de SMT con la particularidad de que añadieron la posibilidad de elegir entre un protagonista masculino o uno femenino. Como curiosidad mencionaros que su relación con la saga Persona es tan importante que en los dos primeros títulos aparece la protagonista femenina del If… a modo de cameo.

Una vez explicada la relación entre ambos toca decir adiós -de momento- a Shin Megami Tensei no sin antes comentaros que si os ha llamado la curiosidad debéis saber que a día de hoy los títulos que os hemos mencionado –SMT, SMT:II y SMT If…son muy poco accesibles debido a su alta dificultad y a su gameplay, que ha envejecido bastante mal. Si queréis darle una oportunidad a la franquicia como tal estos puede que no sean una buena elección para comenzar con ella.

Y ahora sí pasemos por fin a Persona.

Fue en el año 1996 cuando esta saga, llamada realmente Shin Megami Tensei: Persona, vio la luz. Atlus la creó a modo de spin-off de SMT y por eso comparte varias premisas con ésta: todos los juegos tienen lugar en un mismo universo, presentan varias religiones y mitologías, mazmorras, ayuda de diversos seres o demonios, … 

Sin embargo sus diferencias con SMT son bastante notables. Como ocurría -y ya mencionamos- en SMT: If… los protagonistas son estudiantes de instituto. Nos seguimos encontrando en un Japón moderno pero esta vez sin nada de apocalipsis de por medio. Tampoco están presentes las alineaciones de SMT (Ley, Caos y Neutral) por lo que los juegos cuentan con un único final canónico. Como mucho podemos desbloquear alguna alteración del mismo o acabar el juego de forma abrupta con un final malo. Los demonios ya no se denominan como tal. Ahora, una vez están en nuestro bando, reciben el nombre de Personas mientras que, si son enemigos, son llamados Sombras. Los Personas son bastante importantes a nivel argumental ya que algunos de ellos se consideran reflejos del alma o de la personalidad de los protagonistas. Por último, destacar que en todos los Personas siempre se diferencian dos mundos: el mundo normal y otro mundo del cual surgen la mayor parte de los conflictos de la historia. También es donde tendrán lugar nuestros combates y encuentros con Personas que, al igual que en SMT, los podremos reclutar y fusionar.

Actualmente la saga cuenta con un total de seis títulos pero, por el momento, obviaremos Persona 5 a la hora de hablar de ellos (¡qué no ha habido tiempo físico suficiente para jugar y poder hablar de él en detalle!).


El inicio de esta saga, cuyo nombre era Megami Ibunroku Persona hasta que Atlus lo cambió años después, tuvo lugar en la consola Playstation en 1996. La historia nos presenta a un protagonista silencioso (llamado Naoya Tôdô en el manga) que estudia en el St. Hermelin High School en la ciudad de Mikage-cho. Un día uno de sus compañeros de clase le habla a él y a sus amigos de un misterioso juego llamado “Persona” que, según dicen, permite ver cosas extrañas. Tras la explicación todos deciden jugar. Sin embargo “Persona” resulta ser un ritual que deja al protagonista y a sus amigos inconscientes tras la aparición de una niña fantasmagórica. Mientras se encuentran en ese estado, todos ellos sueñan con un misterioso hombre enmascarado llamado Philemon que les otorga el poder de utilizar Personas. Tras recuperarse van a visitar a una amiga al hospital y es aquí cuando comienzan los problemas. Sucesos extraños empiezan a tener lugar y, para colmo, la ciudad se ha llenado repentinamente de demonios.

La mecánica de juego es bastante similar a la de Shin Megami Tensei. Mientras que en la vida diaria del protagonista los escenarios son en 3D y con vista isométrica, en las mazmorras pasamos a una vista en primera persona con combates totalmente aleatorios. Los Personas son los principales encargados de ayudarnos y, claro está, no todos son iguales. Cada uno tiene unas resistencias y unas fortaleza diferentes a determinados elementos (repetimos el ejemplo con Pokémon para que nos entendamos). También será importante la fusión entre Personas pues, llegados a cierto punto, convendrá unir varios para crear otros más fuertes.

Si queréis empezar con la saga no es recomendable que este sea vuestro punto de partida. Aparte de ser difícil de conseguir no es un juego que haya envejecido bien y su dificultad puede llegar a ser frustrante. Si igualmente os animáis tirad por la versión de PSP disponible a través de Playstation Network: remaster del original sin los fallos de localización de la versión americana y con música del compositor Shôji Meguro (el gran responsable de la música de Persona 3, Persona 4 y el esperadísimo Persona 5).

· Versiones disponibles:
   PSX (Japón, USA)
   PSP –remake-: (Japón, USA) / PSNetwork (Europa)


Playstation fue la encargada de recibir en su catálogo la secuela del primer Persona. O más bien secuelas ya que Shin Megami Tensei: Persona 2 en realidad está compuesto por dos títulos diferentes: Innocent Sin (1999) y Eternal Punishment (2000). Ambos tienen lugar después del primer Persona y, aunque compartan diseños, ambientación, gameplay, etc. cuentan dos historias distintas. Es más, se podría decir que Eternal Punishment es una especie de secuela de Innocent Sin pero en una realidad alternativa.

La historia de Innocent Sin tiene lugar tres años después del primer Persona en una ciudad llamada Sumaru. Este lugar tiene una maldición que consiste en que si se extiende un rumor en ella éste puede llegar a convertirse en realidad. El protagonista es un chaval “silencioso” -ya sabéis como va esto- llamado Tatsuya Suou que, junto a su compañera Lisa, se ve arrastrado a un conflicto entre su instituto, el Seven Sisters High School, y el instituto Kasugayama High School. Cuando Tatsuya y Lisa conocen al autoproclamado jefe de Kasugayama, Eikichi Mishina, discuten, se desmayan y de repente surgen de los tres sus propios Personas. Tras este hecho aparece ante ellos el mismo hombre misterioso que ya apareció en el primer Persona: Philemon. Éste les habla de sus nuevos dones y de cómo deberán luchar con ellos para derrotar a las Sombras. Una vez conscientes no se les ocurre mejor idea que jugar a invocar (sí, otra vez) a seres extraños y termina apareciendo ante ellos una entidad conocida como Joker (no, no tiene nada que ver con Batman). En Sumaru se dice que el Joker puede conceder cualquier deseo siempre y cuando sea real. De lo contrario absorbe tu energía vital y te convierte en Sombra. Cuando el Joker aparece ante el grupo protagonista, éste les revela que los odia por un pecado que cometieron. Ninguno de los tres sabe a lo que se refiere por lo que el Joker sale huyendo. Será entonces cuando Tatsuya decida averiguar la identidad de este ente.

La historia de Eternal Punishment tiene lugar tres meses después de Innocent Sin. Esta vez la protagonista silenciosa es Maya Amano, una de las compañeras de Tatsuya en Innocent Sin. Como no queremos estropearos nada del anterior recordad que, como os comentamos en la introducción, el argumento de este juego transcurre en una realidad alternativa y tan solo un personaje es capaz de recordar lo ocurrido en Innocent Sin. El principal desencadenante de los hechos vuelve a ser el Joker. En esta ocasión los rumores dicen que si te llamas a ti mismo por teléfono puedes invocarle para que asesine a quien tú quieras. Maya se da de bruces con el problema tras encontrar al director de su instituto muerto y sufrir un ataque del mismísimo Joker. Con la ayuda del detective Katsuya tendrá que investigar por qué ha aparecido… sin saber que técnicamente no es la primera vez que se lo cruza.

Ninguno de los títulos presenta una gran evolución con respecto a su antecesor: sus gráficos y jugabilidad son prácticamente iguales.

Al igual que el primer Persona estos dos títulos no son nada recomendables para empezar a conocer la saga, más aún cuando son secuelas directas de este. Os recomendamos que sean de los últimos ya que, como experiencia, es mejor que estos tres (Persona, Persona 2 IS y Persona 2 EP) los juguéis en orden. La mejor versión de ambos son la de sus remasters de PSP. En el caso del Innocent Sin, la versión de PSX jamás salió de Japón. Se dice que se debió a que tiene alusiones simbólicas a Hitler, los nazis y las evásticas, aunque Atlus tiempo después lo negaría diciendo que se debía a falta de recursos. En el caso del Eternal Punishment su versión de PSX sufrió lo mismo que el primer Persona: una localización en inglés horrible.

· Versiones disponibles (Innocent Sin):
    PSX (Japón)
    PSP -remake- (USA, Europa)

· Versiones disponibles (Eternal Punishment):
    PSX (Japón, USA)
    PSP -remake- (Japón) / PSNetwork (USA)


Y llegó el año 2006 y junto a él, Shin Megami Tensei: Persona 3. Salió para Playstation 2 y fue el encargado de cambiar el modo de ver los JRPG para muchos jugadores, convirtiéndose en el Persona favorito de muchos. Y no solo gráficamente: Persona 3 fue un gran salto para la saga ya que introdujo muchas mecánicas que a día de hoy conserva Persona 5.

El sistema de juego cambió completamente con respecto a los anteriores de la saga y es que, al contrario que sus antecesores, en Persona 3 no solo hay que encargarse de los problemas que ocurran alrededor de nuestro protagonista, sino que debemos ocuparnos de su vida estudiantil y de entablar buenas relaciones con la gente de nuestro alrededor, tanto amistades como romances. Nos toca ir a clase, superar exámenes, hacer actividades por la tarde, estudiar todo el día o salir a pasear y quedar con nuestros amigos. Todo esto servirá para mejorar muchos aspectos del juego y del protagonista, una doble vida que no será nada fácil de llevar: estudiante por el día, héroe nocturno por la noche.

En esta ocasión nuestro protagonista vuelve a no tener un nombre como tal, aunque si partimos del manga o las películas, se llama Minato o Makoto respectivamente (nosotros nos quedamos con el segundo). La historia comienza cuando Makoto vuelve a su pueblo natal diez años después de que sus padres fallecieran en un accidente. Su regreso se debe a que va a empezar a estudiar en el instituto Gekkoukan. Makoto se hospeda en la Residencia Iwatodai, ya que le queda cerca, pero justo el mismo día que se muda allí llega tarde para entrar -como curiosidad en el juego no se explica por qué llega tarde pero en la película se cuenta que se debió a que alguien se tiró a las vías del tren en el que viajaba-. A causa del cierre un misterioso chico de nombre Pharos se le aparece y le pide que firme un contrato en el que pone que tiene que asumir toda la responsabilidad de las acciones que cometa. Tras una serie de eventos al protagonista le informan de que hay un club especial en el instituto llamado SEES (Specialized Extracurricular Execution Squad) que se ocupa de investigar las Sombras que aparecen en la Dark Hour, una hora extra que tiene lugar entre las 12 y la 1 de la madrugada, y la aparición de una gran torre sobre el instituto llamada Tartarus de donde provienen las Sombras. Para combatirlas los miembros de SEES hacen uso de las Evoker, unas pistolas que sirven para invocar y controlar Personas. 

Éstas se usan básicamente disparándolas a la cabeza (sí, has leído bien), lo que conlleva a una sensación traumatizante. Y es que el Evoker funciona solo si aceptas la muerte como tal y no le tienes miedo. Makoto, quien finalmente se une a SEES, puede usarla sin ningún tipo de problema, probablemente como consecuencia de la muerte de sus padres. Otra cosa que ocurre durante la Dark Hour es que los humanos “normales” se transforman en ataúdes mientras que los que tienen propiedades especiales -en este caso el uso de Personas– pueden permanecer en ella. El principal problema viene cuando las Sombras encuentran a algún humano ya que le devoran su psique y le producen lo que se conoce como el Síndrome de Apatía. Dicho síndrome deja a la persona en un estado vegetativo donde pierde la voluntad para vivir de manera que, tarde o temprano, acaba muriendo. Las personas que sufren de este síndrome son conocidos como Lost.

Tras invocar a su primer Persona nuestro protagonista es transportado a la Velvet Room, un lugar donde solo pueden ir unos pocos. En esta habitación cubierta de terciopelo azul se encuentra Igor, su propietario y sirviente de Philemon (¿os suena? Le gustan mucho las mariposas azules. Igor, por cierto, no es la primera vez que aparece en un Persona). Este pequeño hombre de cara malévola nos cuenta que la Velvet Room se encuentra entre los sueños y la realidad. También le explica al protagonista que es un humano especial, ya que su habilidad para invocar Personas es más poderosa que la media, siendo capaz de invocar a varios en combate en vez de uno. Tras la charla Igor se despide de Makoto no sin antes animarle a que estreche lazos de amistad con la gente, ya que al tener unos lazos emocionales más fuertes sus capacidades en combate se verán incrementadas. Esto último tiene más importancia de la que parece y es que el juego nos introduce de esta manera al sistema de los Social Links, uno de los preferidos por los jugadores de la saga.
Este sistema está conectado a los doce arcanos del tarot y es que cada Persona está asociado a cada uno de ellos. Por ejemplo: un Persona puede estar relacionado con Los Enamorados mientras que otro lo puede estar con La Muerte. ¿Y qué tiene que ver esto con los Social Links? Pues que cada personaje con el que el protagonista puede entablar amistad está asociado también a cada arcano, por lo tanto cuanto más estrecha sea la relación con cada uno de ellos, mejor serán los Personas que desbloqueemos o fusionemos (y cada fusión nos aportará más experiencia). Por eso la vida estudiantil de Makoto cobra tanta importancia como el recorrer la torre Tartarus. Cada día nos tocará racionar su tiempo entre las clases, las actividades extraescolares, estudiar para los exámenes o quedar con nuestros amigos para ir al karaoke o tomar algo. Algunas de estas actividades nos pueden consumir toda una tarde o todo un día. No obstante esto nos permitirá obtener un buen beneficio en nuestras habilidades personales (estudios, encanto y coraje) ayudándonos a su vez a mejorar los Social Links.

Eso si, si creíais que ya era bastante duro llevar una vida de estudiante normal, por la noche nos tocará investigar durante la Dark Hour -como miembros de SEESla torre Tartarus y sus Sombras para averiguar por qué aparece. Llega la hora de combatir y con ella el nuevo sistema de este Persona. Solo podremos controlar a nuestro protagonista en combate, ya que de los aliados se encarga la IA en base a unas órdenes básicas que les daremos nosotros tales como cuando curar, que no malgasten los SP, que sean ofensivos, etc. El sistema de combate se mantiene como un RPG por turnos destacando que podemos tener un turno extra si conseguimos infligir un golpe crítico al enemigo, dejándolo aturdido, y tras esto nuestros compañeros realizarán un ataque múltiple que hace bastante daño. La mazmora que tenemos que recorrer cada noche, la torre Tartarus, tiene un gran número de pisos generados aleatoriamente, por lo cual nunca serán iguales. Las batallas aleatorias han desaparecido por lo que veremos a los enemigos por el mapa pudiendo así esquivarlos o lanzarnos contra ellos para combatirlos. Si los golpeamos antes de que nos toquen los dejaremos aturdidos ganando una gran ventaja.

Gráficamente el juego no llega a la calidad de, por ejemplo, Final Fantasy X o Final Fantasy XII, pero su estilo moderno y sus diseños hacen que no te disguste para nada verlo en movimiento. Y es que la saga pegó tal evolución en Playstation 2 que no parecía ser la misma.

Tampoco se puede dejar de lado su increíble banda sonora a cargo del compositor Shôji Meguro, quien participó por primera vez en la franquicia en este título. Imposible que alguno de sus temas no os engache. Composiciones variadas, muchas canciones cantadas incluso en batalla (algo que ya es característico del resto de juegos) y todas muy acordes a la situación en la que suenan. Temas como Mass Destruction merecen toda la atención del mundo.

Persona 3 se puede disfrutar de varias maneras. Por un lado en Playstation 2, tanto en su versión original como en su versión revisada llamada Persona 3 FES, y por el otro en PSP en el port que realizó Atlus en el 2009 (2011 en Europa). En comparación con el original, la versión FES trae muchísimas mejoras, comenzando por la historia. Atlus añadió más escenas y contenido a la historia principal, que en conjunto con lo ya incluido en el original recibió el nombre The Journey, y una especie de postgame a modo de epílogo llamado The Answer. También trae muchas mejoras al gameplay como un mayor número de Personas a reclutar, más cinematicas, algunos cambios en los Social Links haciéndolos más accesibles, muchas más misiones, trajes para los personajes y un largo etc. Es por que eso que FES se considera la versión definitiva de Persona 3.

En lo que respecta al Persona 3 Portable, este se podría llegar a considerar una versión inferior del original pese a los grandes cambios que trajo. Por el lado negativo, y debido principalmente a las limitaciones de la consola, nos encontramos con que no se puede caminar por ningún tipo de entorno fuera de la torre Tartarus, de manera que los escenarios 3D y los personajes se pierden, interactuando solo con ellos a través de un sistema tipo novela visual. Todas las cinemáticas fueron eliminadas y los gráficos y el audio perdieron calidad al ser comprimidos por la capacidad del UMD. Sin embargo sus cambios positivos aportaron un nueva forma de disfrutar el juego. Para empezar podemos elegir entre un chico o una chica como protagonista. Esto, obviamente, da lugar a una infinidad de cambios tanto en los Persona como en los Social Links. Aunque no podamos movernos por el mundo como tal, las interacciones están muy bien cuidadas, con unos sprites de los personajes muy bonitos. Las actividades que nos permitían desarrollar nuestros Social Links ahora nos aportan cosas nuevas, como trabajos temporales donde ganar dinero y además nos llevaremos un beneficio mayor que siendo clientes. El gameplay también tiene cambios, entre ellos el poder elegir hasta entre cinco dificultades diferentes: principante, fácil, normal, difícil y locura. Pero lo más importante es que ahora también podemos controlar a nuestros compañeros en combate facilitándonos un poco las cosas.

En resumidas cuentas. A la hora de empezar la saga este juego sería una muy buena opción. La mejor versión si duda es Persona 3 FES, sin embargo también podéis darle una oportunidad a la versión de PSP sobre todo si jugáis con el personaje femenino, seguro que os enriquece mucho más la experiencia.

· Versiones disponibles (Persona 3):
    PS2 -original- (Japón, USA, Europa)
    PS2 -FES- (Japón, USA, Europa), PSN (USA, Europa)
    PSP -port- (Japón, USA, Europa)


Y llegamos al último título pero no por ello el menos importante, y es que hablar de la cuarta entrega de Persona es hablar de palabras mayores. Shin Megami Tensei: Persona 4 salió para Playstation 2 en 2008 y fue para muchos el culmen definitivo de la saga -con el permiso de Persona 5 que parece que va a ir mucho más allá-. Es el juego más popular de la saga en occidente y es de los que mejores críticas, tanto de la prensa especializada como de los jugadores, tiene.

La historia es mucho más alegre y menos oscura que sus antecesores. En lugar de investigar sobre demonios u otros seres paranormales tocará resolver varios asesinatos que están teniendo lugar de formas bastante sospechosas. Nuestro protagonista silencioso (llamado Seta Souji en el manga o Yû Narukami en el anime) acaba de mudarse al pueblo de Inaba con su tío, el detective Ryôtarô Dôjima, y su prima pequeña Nanako debido a que sus padres se han ido a trabajar al extranjero. Durante su primera noche en el pueblo sueña por primera vez con el uso de los Personas.

Al día siguiente en el instituto Yû conoce a tres de sus compañeros: Yosuke Hanamura, Chie Satonaka y Yukiko Amagi. Repentinamente sus clases son canceladas debido a que una estudiante de un curso superior, llamada Saki Konishi, ha descubierto colgado de una antena el cuerpo sin vida de una presentadora de televisión. Para aprovechar el día nuestro protagonista y sus nuevos amigos salen a tomar algo y es entonces cuando Chie le habla sobre el rumor del Midnight Channel. Se trata de un canal en el que puedes ver una extraña figura pero que solo aparece si te quedas mirando una televisión apagada durante una medianoche de lluvia. Esa misma noche Yû decide comprobar si es cierto resultando ser verdad pero con un añadido: no solo vio la figura extraña si no que también atravesó con la mano la tele, aunque la de su habitación es demasiado pequeña como para pasar del todo. Al día siguiente le cuenta este suceso a Yosuke y a Chie pero no le creen. Sin embargo terminan dándole un voto de confianza y le sugieren ir al centro comercial después de clase para comprobar si es cierto que puede meterse dentro de la televisión. Dicho y hecho Yû les hace una demostración en una tienda de electrónica con la mala pata de que los tres acaban siendo absorbidos dentro.

El mundo al que llegan está cubierto por una niebla muy espesa, con habitaciones extrañas y, en cierto modo, horripilantes. Tras dar vueltas sin rumbo tratando de salir chocan por accidente con una especie de oso gigante parlante llamado Teddy. Éste les cuenta que vive en ese lugar y que últimamente andan “tirando” a mucha gente allí, que lo mejor será que ellos se marchen porque es peligroso. Tras conversar con ellos Teddy les saca del lugar por medio de unas televisiones que él es capaz de crear. Al salir, Yosuke empieza a preguntarse si ese mundo está relacionado con la muerte de la presentadora del día anterior. En cualquier caso los tres se van a casa para tratar de asimilar lo ocurrido. Cuando Yû regresa su tío, quien es el encargado de investigar el asesinato de la presentadora, le pregunta por Saki Konishi ya que poco después de descubrir el cuerpo el día anterior desapareció y sus padres están preocupados. La peor de las sospechas se hace realidad: la joven aparece al día siguiente también muerta sobre una antena.

A raíz de este trágico suceso nuestro protagonista y Yosuke deciden entrar de nuevo en el mundo de la televisión (sujetados a unas cuerdas que agarra Chie) para averiguar si está relacionado con los asesinatos que han ocurrido. En efecto tienen mucha relación. Ambos, con la ayuda de Teddy, descubren que toda persona que caiga en este mundo aparece en la televisión a medianoche -el Midnight Channel– y que, una vez dentro, deben enfrentarse a su “otro yo” (algo así como una representación de sus pensamientos más oscuros y/o reprimidos) y aceptarlo como una parte más de sí mismo o de lo contrario será asesinado por este. Como consecuencia de permanecer mucho en ese mundo Yosuke acaba enfrentándose a su “otro yo”: Shadow Yosuke. Yû entonces logra usar a su propio Persona, Izanagi, para ayudarle. Al derrotarle Yosuke acepta sus sentimientos más oscuros logrando así que su alma se manifieste como su propio Persona llamado Jiraiya. Y así, tras el descubrimiento, nuestro protagonista y sus amigos tratarán de evitar las muertes de las personas que son empujadas al mundo de la televisión mientras a su vez tratan de averiguar quién es la persona que anda detrás de todo esto.
Como ocurría en Persona 3, Yû termina soñando con la Velvet Room donde nos encontramos de nuevo a Igor. Y eso solo puede significar dos cosas: Personas y Social Links. El sistema de combate conserva muchas similitudes con Persona 3 pero la diferencia más notable es que podemos controlar a nuestros compañeros. Además si estos tienen una relación estrecha contigo -su Social Link subido al máximo- podrán, literalmente, morir por ti entre otra cosas (¡EL PODER DEL AMOR Y LA AMISTAD!). Otro cambio a destacar son las mazmorras y es que esta vez no estamos ceñidos solo a una. El otro mundo se puede manifestar de diversas formas -depende de la persona que esté atrapada en él- lo cual significa que pelearemos en una variedad de lugares haciendo el juego mucho más entretenido: un castillo, una casa de baño, un club de striptease,… Eso sí, por la noche no podremos ir a ninguna mazmorra por lo que habrá que aprovechar la tarde para avanzar en ellas (vamos a la cama que hay que descansar para que mañana podamos madrugar ♫). La aleatoriedad de cada piso se mantiene al igual que el ver a los enemigos antes de cada combate, de manera que podemos esquivarlos o sacarles ventaja aturdiéndolos si les atacamos por sorpresa. Otra gran mejora de la mecánica del juego es el sistema de Social Links, siendo en este título mucho más accesibles y fáciles de subir que en Persona 3. Y es que ahora no es tan sumamente necesario hacer uso de guías para tener más claro cómo subirlos o qué días usar para cada persona o actividad (es más, estas facilidades las añadieron posteriormente a Persona 3 Portable ya que salió después de Persona 4).

En lo que a la banda sonora se refiere esta vuelve a estar en las manos del compositor Shôji Meguro. Si algo caracteriza a la música de Persona 4 es ese toque jazz presente en la gran mayoría de temas. Como ocurría en Persona 3 es imposible que algún tema no se te quede. Es pegadiza a más no poder y ninguna canción desentona en las escenas. Especial cariño a su tema principal Pursuing my True Self, os la recomendamos al 100%.

El éxito de Persona 4 fue tan grande que a día de hoy cuenta con varios spin-off en su haber:

· Persona 4 Arena / Persona 4 Arena Ultimax (PS3/Xbox360): son juegos de lucha desarrollados por Arc Systems en los que puedes combatir tanto con personajes del Persona 4 como del Persona 3. El Arena Ultimax es una secuela del Arena con diversas mejoras en el gameplay.    

· Persona 4 Dancing All Night (PSVita): desarrollado por Atlus y Dingo este es un juego de ritmo en el que nuestros protagonistas tendrán que bailar para derrotar a las Sombras. Tiene varios remixes del juego original y es bastante similar a los Miku Hatsune: Project Diva. Su historia ocurre justo después del Persona 4.

· Persona Q Shadow of Labyrinth (Nintendo 3DS): este RPG protagonizado por los personajes de Persona 3 y Persona 4 fue desarrollado por Atlus para la consola de Nintendo, muy en la línea de Etrian Odyssey: explorar un laberinto sin fin mientras se suceden diversos combates aleatorios.

Persona 4, al igual que el tercero, es una muy buena recomendación para iniciarse en la saga. Tal vez la desventaja de empezar con este sea que el resto de juegos te puedan parecer anticuados pero cierto es que cuenta con una historia más alegre y divertida y es mucho más sencillo de jugar.

Hay un total de dos versiones: el original de PS2 y su revisión llamada Persona 4: Golden que salió para PSVita. Al igual que con el tercer título, la mejor versión es la revisada y es que en ella Atlus añadió una gran cantidad de cosas nuevas: varias horas más de historia, personajes nuevos, más social links, trajes, escenas, un final extra… Y muchas más cosas que nos dejamos en el tintero (a día 8 de Abril está de descuentazo en la PSNetwork, no os decimos más).

· Versiones disponibles (Persona 4):
    PS2 -original- (Japón, USA, Europa), PSN (USA)
    PSVITA -Golden- (Japón, USA, Europa)

Si hablásemos con más detalle de cada título no acabaríamos nunca aunque de igual forma esperamos que, tanto si habéis jugado a algún juego como si no, os sirva para aprender un poco más sobre esta saga y, por qué no, que os haya suscitado algún interés (y eso que hemos intentado por todos los medios evitar cualquier gran spoiler hablando solo de lo más básico). No os preocupéis por Persona 5, en un futuro también tendrá su propio artículo.

Puede que algunos os preguntéis por qué Shin Megami Tensei no es tan popular como lo es Persona. La explicación más sencilla es que muchos de ellos no llegaron a salir de Japón en su momento para evitar posibles polémicas religiosas. Sin ir más lejos, el primero que llegó a Europa fue el SMT III: Nocturne en el año 2005 (bajo el nombre de Lucifer’s Call). También influye que los Persona son juegos mucho más accesibles a la hora de jugar, su dificultad no es tan desmedida, la influencia religiosa es menor en comparación y sus protagonistas son mucho más carismásticos, sobre todo en los más actuales.

Y es precisamente por todo eso que Persona es una de las sagas que se suele recomendar para iniciarse dentro del mundillo de SMT -o incluso el Catherine, juego de puzzles de PS3 / Xbox360 que contiene referencias varias y está realizado por el mismo equipo de Persona-.

Ahora toca pasar muchas horas con Persona 5. De nuevo esperamos que algún día -o ahora los que estéis jugándolo- lo disfrutéis pero sobre todo que le cojáis el gusto a esta saga, uno de esos diamantes en bruto del mundillo de los JRPGS. Sabemos que el inglés puede echaros un poco para atrás pero de verdad de la buena, la oportunidad se la merece (y así podéis practicar un poco). Y ahora volvemos al tajo como Phantom Thieves 🎭.

       Un corazón más al que salvar