Siete juegos de cartas para dominarlos a todos

Y sí, uno de ellos es el Hearthstone

J

ugar a las cartas es un pasatiempo que practica la humanidad desde tiempos ancestrales. Sin embargo en estos últimos años han aparecido gran cantidad de juegos que buscan nuevas mecánicas, lejanas a las clásicas. Algunos de estos juegos han dado su salto a los dispositivos electrónicos y otros han sido directamente pensados para jugar en ellos, siendo muy difícil su traslado a una partida de cartas convencional. Y decimos dispositivos electrónicos porque, más allá de las consolas y el PC, los juegos de cartas son perfectos para el móvil o las tablets.

Si tienes ganas de probar un juego de cartas pero no sabes por cuál empezar, en este artículo vamos a hablar sobre 7 grandes juegos para que puedas encontrar el que se asemeja más a tus gustos.

Juegos de cartas coleccionables... o no

Se dice que un juego es coleccionable si cuando al comprarlo tenemos sólo una pequeña parte de las cartas del juego (lo que normalmente se llama mazo básico) y el resto de cartas se deben adquirir con sobres, en los que no sabemos de antemano qué vamos a encontrar. Es decir, las cartas se coleccionan igual que un álbum de cromos. 

Aunque no es obligatorio ni necesario tener todas las cartas, si queremos alguna en particular debemos comprar sobres hasta que nos salga por pura suerte, cambiarla con otros jugadores o bien comprarla en una tienda especializada.

En contraposición los juegos no coleccionables suelen tener un precio superior, pero traen todas las cartas del juego. A menudo estos juegos publican ampliaciones, pero cuando compramos una de ellas también nos entregan todas las cartas de la ampliación de una vez.

Los juegos coleccionables normalmente son más variados (el número de cartas diferentes suele ser mayor) y ocurren más sorpresas durante las partidas. Por contra, los no coleccionables suelen estar mejor balanceados y son más redondos como juegos. También es más difícil que aparezcan combinaciones de cartas demasiado poderosas, que es un problema clásico de los coleccionables, sobre todo cuando el número de cartas aumenta excesivamente y es cada vez más difícil para los diseñadores controlar todas las combinaciones.

Llevados al mundo de los videojuegos, los coleccionables suelen ser juegos Free to Play donde podemos ir consiguiendo cartas nuevas con dinero del juego, que se suele obtener jugando o comprándolo a través de micropagos.

Los juegos no coleccionables, en cambio, tienen un sistema más tradicional en el que pagamos para hacernos con el juego completo, o bien el juego básico es gratuito pero sus ampliaciones son de pago.

Magic: The Gathering

Año de publicación: 1993 (versión física)
Versión física:
Traducción al español:
Juego de cartas coleccionable:
Plataformas: PC (Steam)
Página web: [Enlace]

Hay que empezar por algún juego y este tiene que ser, indudablemente, el incombustible Magic: The Gathering

Existen dos razones principales para darle este primer puesto:

  • En primer lugar porque es EL JUEGO (así, en mayúsculas). Magic consiguió crear una corriente enorme de aficionados hacia las cartas. Es cierto que no fue el primero, pero sí que convirtió una afición minoritaria, perdida entre los juegos de rol y los de mesa, en un auténtico éxito.
  • En segundo lugar Magic ha tenido tanta aceptación, y durante tanto tiempo, que ha influenciado y se ha convertido en la base sobre la que se comparan los demás. Su jugabilidad es tan conocida que muchos juegos se pueden explicar contando sus semejanzas o diferencias con él.

Magic fue creado por el diseñador Richard Gardfield, y nos pone en el papel de un mago (llamado en el juego Planeswalker), que tiene que luchar contra uno o varios contrincantes. Para ganar el mago debe invocar criaturas, lanzar hechizos, contrarrestar los que le mandan los adversarios y finalmente causar daño para ser el último contendiente en pie.

La Llanura nos da un maná blanco cada turno

La Llanura nos da un maná blanco cada turno

En Magic las cartas pueden ser de cinco colores diferentes (seis si contamos las que no tienen color), que normalmente poseen características similares entre ellas (las cartas rojas de ataque, las blancas de curación, azules de control, etc). Para lanzar una carta de cierto color hace falta que previamente hayamos obtenido energía de ese color, que en Magic se llama Maná, lo que se consigue lanzando otras cartas especiales llamadas tierras.

Las tierras nos dan un maná cada turno y sólo podemos lanzar una carta de tierra por turno.

Este sistema permite que al principio de la partida sólo podemos utilizar cartas de bajo poder, que cuestan poco maná pero, al final de la partida, cuando ya se hayan lanzado muchas tierras, pueden entrar en acción otras más poderosas. Gracias a este proceso el juego es muy diferente según la fase de la partida en la que nos encontremos, lo que le añade mucha variedad y cambios de jugabilidad.

El jugador debe crear su mazo a partir de las cartas que tiene en su poder, combinando tierras, criaturas, encantamientos permanentes y efectos instantáneos. Debido a las restricciones de maná normalmente los mazos suelen estar compuestos únicamente de cartas de dos o tres colores y esta elección marca el estilo de nuestro mazo.

En la versión de ordenador crear un mazo es un poco más sencillo que en la versión física, ya que el juego trae algunos mazos predefinidos que funcionan ya muy bien, y según vamos avanzando en el juego podemos ir añadiendo cartas afines a esos mazos.

Aunque en todas sus versiones anteriores el juego era de pago, hace unos meses se publicó en Steam la nueva versión, llamada Magic Duels, que se ha convertido en Free to Play, para poder competir con otros juegos que ya eran gratuitos desde su concepción.

El juego viene con unos tutoriales magníficos para aprender a jugar desde cero, un modo historia y  batallas multijugador, además de estar totalmente traducido al castellano. Las nuevas cartas se pueden conseguir con oro conseguido en el juego o bien comprándolo con dinero real.

Como curiosidad, ya en el año 1997 fue publicado Magic: The Gathering (Shandalar). Este fantástico juego mezcla componentes clásicos de juego de rol de estilo isométrico con batallas que se realizan a través de una partida de cartas, y cuyas recompensas eran las propias cartas.

Might & Magic: Duel of Champion

Año de publicación: 2013
Versión física: No
Traducción al español:
Juego de cartas coleccionable:
Plataformas: PC (Windows), PC (Steam), Ipad, Xbox360 y Playstation 3
Página web: [Enlace]

La respuesta de Ubisoft al fenómeno Magic fue este Might & Magic: Duel of Champion, que se convirtió en el primero en utilizar el sistema Free to Play para un juego de estas características.

En su jugabilidad y argumento el juego es bastante similar al Magic. Llevamos un Héroe que conduce a su su ejército (nuestro mazo de cartas) a la lucha contra el enemigo gracias a sus criaturas, hechizos y eventos de fortuna.

Como diferencias en las mecánicas con el Magic, en Might & Magic podemos elegir una carta que representa a nuestro propio héroe y que nos dará una serie de habilidades especiales distintas. Además la posición de las criaturas en el tablero es importante, ya que pueden estar en primera o segunda línea y las podemos mover para bloquear a los contrarios.

En vez de tener cartas tipo tierra, en Might & Magic dispondremos tres tipos de energía: Might, Magic y Destiny, y cada turno podemos aumentar el valor de uno de estos tipos de energía que nos permiten lanzar cada vez cartas más poderosas, teniendo de esta forma también fases de juego bien caracterizadas.

El juego viene totalmente traducido y cuenta con un modo tutorial amplio y bien realizado que te enseña a jugar paso a paso.

Hearthstone: Heroes of Warcraft

Año de publicación: 2014
Versión física: No
Traducción al español:
Juego de cartas coleccionable:
Plataformas: PC (Battle.net), Android, Iphone, Ipad
Página web: [Enlace]

Y en esto que entró Blizzard en juego y lo hizo como elefante en una cacharrería. Empujado por la historia y la estética de una franquicia tan importante como Warcraft y su World of Warcraft, Blizzard desarrolló con el mimo que le caracteriza un competidor Free to Play para el Might & Magic.

El juego, que fue publicado en 2014 después de varias betas, tuvo un éxito instantáneo. En la actualidad se puede conseguir en sus versiones de PC, Android, Iphone e Ipad.

Visualmente está lleno de detalles marca de la casa y rezuma humor Warcraft por sus cuatro costados. Además no solo está traducido sino que todas las voces están dobladas magistralmente al español.

En el aspecto jugable se ha realizado una simplificación bastante grande del sistema Magic, pero de una forma inteligente, que hace al juego mucho más sencillo en una primera aproximación, pero que sigue siendo complejo para los más expertos.

En Hearthstone cada profesión permite un estilo distinto de juego

En Hearthstone cada profesión permite un estilo distinto de juego

En Hearthstone tu héroe puede tener distintas profesiones (mago, guerrero, brujo, chamán…), en función de la cual podremos elegir unas cartas u otras, haciendo que cada una tenga su propio estilo de juego. Esto simplifica el sistema de colores del Magic, a costa de no poder mezclar cartas de las profesiones en un mismo mazo.

La forma de obtener las cartas es aún más sencilla que en los otros juegos: sólo existe una fuente de energía y cada turno aumenta, permitiéndonos cada vez lanzar cartas más fuertes. ¿Ya os va sonando, verdad?

Una gran diferencia con sus competidores es que en Hearthstone nunca podremos realizar acciones durante el turno del otro jugador. Esto, que en principio parece una desventaja, es realmente una importante decisión de diseño, pensada para la agilidad del juego online.

En Magic, después de lanzar una carta siempre se debe dejar la posibilidad al contrario de contrarrestarla, dándole un tiempo para responder que normalmente no se utiliza y que ralentiza el juego. En cambio en Hearthstone cada jugador tiene un tiempo delimitado para realizar todo su turno y en ese tiempo el otro jugador no debe realizar ninguna acción, siendo todo el proceso mucho más ágil y simple.

Scrolls

Año de publicación: 2013
Versión física: No
Traducción al español: No
Juego de cartas coleccionable:
Plataformas: PC (Windows), Android
Página web: [Enlace]

En el año 2012 la empresa sueca Mojang, que en ese momento aún era propiedad del famoso Notch, decidió intentar diversificar su oferta más allá de su conocido Minecraft y desarrolló un juego de cartas llamado Scrolls.

Antes de su salida el juego se hizo conocido por la demanda que les interpuso Bethesda alegando que el nombre de su juego colisionaba con sus Elder Scrolls. Aunque la demanda parecía un poco cogida por los pelos finalmente ambas empresas llegaron a un acuerdo y Mojang se comprometió a no utilizar ese nombre en nuevos títulos.

El estudio, que en la actualidad pertenece a Microsoft fruto del acuerdo de compra de Minecraft, sigue desarrollando el juego en la actualidad.

Podemos decir que Scrolls es una especie de mezcla entre Magic y las batallas de sagas como Heroes of Might & Magic o los King’s Bounty.

Además de las típicas mecánicas de conseguir energía para lanzar nuestras cartas, la principal diferencia de este Scrolls es que, cuando lanzamos nuestras criaturas o construcciones, éstas se convierten en objetos sobre un mapa de tipo hexagonal sobre el que podremos mover los objetos para atacar al enemigo; teniendo que destruir unos totems colocados al final de mapa, que son los que nos permiten ganar a nuestro adversario.

Podemos mejorar nuestras cartas sacrificando otras menos útiles

Podemos mejorar nuestras cartas sacrificando otras menos útiles

Esta perspectiva da a Scrolls un desarrollo más táctico que los otros juegos, ya que ahora no solo nos tenemos que ocupar de crear el mazo y elegir las cartas, sino que es importante la posición y el movimiento en el tablero y las unidades que tenemos a nuestro alrededor. Otra particularidad es que las cartas (en el juegos los scrolls o pergaminos) se pueden mejorar.

Como en los anteriores que hemos visto el juego presenta un tutorial bastante completo, modos para jugar contra la Inteligencia Artificial, partidas rápidas y juego online contra oponentes de un nivel similar al nuestro.

Aunque inicialmente el juego era de pago, en la actualidad su sistema es similar al de sus competidores.

Spectromancer

Año de publicación: 2008
Versión física: No
Traducción al español: No
Juego de cartas coleccionable: No
Plataformas: PC (Windows), Ipad, Iphone
Página web: [Enlace]

En el año 2007 tres reconocidos creadores de juegos de cartas, entre los que se encontraba Richard Gardfield, creador de Magic, se unieron para diseñar Spectromancer.

En el juego volvemos a manejar a dos magos que se enfrentan uno contra otro (bendita originalidad), pero en esta ocasión el estilo de juego es bastante distinto a las que hemos visto en este artículo.

Nuestro mago tiene cinco especialidades: fuego, aire, agua, tierra y una quinta que depende del tipo de mago que hayamos elegido entre una amplia variedad. De cada especialidad existen 12 cartas y al principio del juego nos dan aleatoriamente cinco de cada una. Esas serán nuestras 25 cartas para toda la partida. Desde el principio tendremos a nuestra disposición todas las cartas y en nuestro turno podemos utilizar cualquiera, siempre que tengamos energía suficiente de esa especialidad para lanzarla.

Cada turno nos aumentará un punto de energía de cada especialidad.

Según vayamos usando las cartas, nuestro adversario irá conociendo nuestra mano (y nosotros la suya) y podrá ir preparándose para nuestras jugadas.

También en este juego es realmente importante la posición del tablero donde colocamos nuestras criaturas, de forma similar al Might & Magic, ya que cada criatura se enfrenta a la que tiene delante.

Al ser un juego no coleccionable, es decir, donde hay pocas cartas y son siempre las mismas, su jugabilidad está muy bien ideada, con unas cartas compensadas y, en mi opinión, cuenta con un diseño brillante. Como ya comentamos al principio, todo esto repercute en partidas más tácticas y menos “locas” que en otros juegos.

Spectromancer tiene un modo historia realmente largo y muy interesante, donde no solo debemos batir a otros personajes manejados por una IA muy competente, sino que está salpicado con misiones que modifican las condiciones del juego (enemigos con habilidades especiales, criaturas únicas, escenarios que provocan distintos efectos, etc.) y lo hacen realmente variado. Además tenemos el reto de ir terminando el juego con diferentes tipos de mago.

Su modo multijugador, que al final es la gran baza de estos juegos, es también de gran calidad.

Como recomendación aconsejo comprar el juego directamente en su página web y no a través de Steam porque las actualizaciones siempre llegan antes a esta versión.

Dominion

Año de publicación: 2008
Versión física:
Traducción al español: No (el juego físico sí)
Juego de cartas coleccionable: No
Plataformas: PC (Windows)
Página web: [Enlace]

En el año de su aparición como juego físico Dominion ganó todos los premios importantes como mejor juego de mesa, y se ha convertido en un auténtico éxito de ventas a nivel mundial.

Dominion fue tan novedoso, que se le considera el pionero en un nuevo tipo de juegos de cartas llamados “Deck builder”, es decir, de construcción de mazos.

Deck builder

En muchos juegos como Magic, parte de su encanto está en crear un mazo compensado con nuestras cartas, antes de empezar a jugar. En los juegos que vamos a ver ahora la propia creación del mazo se convierte en la mecánica principal del juego.

En estos juegos, llamados “deck builder”, cada jugador empieza con pequeño mazo compuesto únicamente por cartas básicas. En el centro del tablero se colocan las cartas más poderosas, disponibles para todos los jugadores. En su turno cualquier jugador puede comprar alguna de esas cartas centrales y añadirlas a sus descartes.

Cuando un jugador ha gastado todas las cartas de su mazo (lo que ocurre varias veces por partida), baraja sus descartes y los vuelve a utilizar como mazo. De esa forma las cartas que hemos comprado van entrando en juego. Cuantas más cartas compremos más posibilidades hay que nos salgan cartas poderosas y no las básicas del principio.

En Dominion representamos el papel de un noble medieval que debe intentar oponerse a sus enemigos consiguiendo nuevos territorios.

Empezamos el juego con cartas que nos dan monedas y con ellas podremos ir comprando las cartas de acciones que se encuentran en el centro de la mesa y que cambian de una partida a otra. También podremos adquirir monedas de mayor valor o cartas de victoria que representan los nuevos territorios que hemos conseguido.

Como ya hemos explicado, estas cartas que compramos acaban llegando a nuestras manos varios turnos después y nos permiten comprar cartas más caras, mayores territorios, realizar varias acciones o fastidiar a los rivales.

Una peculiaridad del Dominion es que las cartas de acción del centro de la mesa varían de una partida a otra, haciendo que cada una sea diferente. Además las cartas de victoria que compramos, y que nos sirven al final del juego para ganar, no tienen ninguna utilidad durante la partida, así que si las compramos demasiado pronto hacen que nuestro mazo tenga muchas cartas inútiles.

Aunque el juego de cartas físicas se ha convertido ya en un clásico, en digital sólo cuenta por el momento con versión para PC, aunque avisan que próximamente saldrá para Android e IOS. La versión gratuita permite jugar con las cartas del juego inicial y pagaremos por las expansiones 

Star Realms

Año de publicación: 2014
Versión física:
Traducción al español: No
Juego de cartas coleccionable: No
Plataformas: PC (Windows), PC (Mac), Android, Ipad, Iphone
Página web: [Enlace]

Para demostrar que el tema medieval fantástico no es el único posible, terminamos nuestra colección de juegos con uno de ciencia ficción.

Star Realms es otro “deck builder” que en esta ocasión enfrenta a dos flotas de naves espaciales que pretenden destruirse una a otra.

Inicialmente arrancaremos el juego con 10 cartas, que nos dan comercio y combate. Los puntos de comercio permiten comprar las cartas del centro de la mesa, y con los de combate podemos dañar a nuestro enemigo hasta destruirlo.

En nuestro turno podremos comprar cualquiera de las 6 cartas centrales, y cada vez que adquiramos una carta aparecerá otra de forma aleatoria ocupando su lugar. Las cartas a comprar pueden ser naves más poderosas que las básicas o bases espaciales que nos protegen y nos dan sus beneficios todos los turnos, hasta que son destruidas.

Además, las cartas tienen cuatro diferentes facciones representadas por su color, y muchas otorgan beneficios adicionales cuando se unen con otras de su misma facción, así que a la hora de comprar debemos tener en cuenta muchos factores. Comprar lo adecuado en cada momento será lo que nos llevará a la victoria o la derrota.

Star Realms cuenta con versión para PC, Android e IOS, que se complementan perfectamente, pudiendo empezar una partida en tu ordenador y continuarla en el móvil sin ningún problema. Tenemos un tutorial, modo Campaña, partidas de entrenamiento contra la IA, un modo para jugar dos personas en el mismo dispositivo y finalmente el juego online contra adversarios humanos. El juego tiene una versión gratuita que permite jugar parte del modo campaña monojugador.

La campaña nos permite foguearnos lo suficiente para poder jugar contra oponentes de carne y hueso

La campaña nos permite foguearnos lo suficiente para poder jugar contra oponentes de carne y hueso

El multijugador ofrece un estilo de partida muy interesante, que el resto de juegos comentados no tiene, en la que se da a cada jugador 48 horas para realizar su turno. Lo normal en este caso no es tardar todo ese tiempo, sino que que cada uno lo hace cuando tiene tiempo libre durante el día. Como en Star Realms puedes tener varias partidas en marcha al mismo tiempo y el juego muestra de un simple vistazo todo el estado de la partida, este modo se ha convertido en el preferido de los jugadores.

En la página web fetiche de los amantes de los juegos de cartas, Board Game Geek, se organizan a menudo torneos del Star Realms y otros juegos donde podemos apuntarnos con solo registrarnos.


Como recomendación final te aconsejo que te animes a probar los juegos que más te hayan llamado la atención: todos tienen versión gratuita y sólo con hacer los tutoriales y conocer el juego vas a pasar un rato divertido.

De forma personal hay dos juegos que, pese que a nivel de producción no son tan importantes, destacan enormemente en su diseño jugable: Spectromancer y Star Realms. Son dos creaciones realmente redondas, que cumplen a la perfección la norma clásica de los juegos de mesa: “Fácil de aprender y difícil de dominar”