Mitología y Videojuegos: POKÉMON (I)

Sí, aunque no lo parezca, hay mitología.

Solo hay que ver títulos como God of War, Dante´s Inferno o el mítico Age of Mythology. Mi misión es desentrañar y hacer una comparativa entre ambos mundos que, si bien son muy diferentes, los mitos han alimentado al arte desde que el mundo es mundo. En esta ocasión, hablaré de la relación de los Pokémon legendarios con los dioses de las mitologías grecorromana, nórdica y cristiana, entre otras.

En los juegos de Pokémon hay un total de treinta y siete Pokémon legendarios. En las últimas ediciones, Sol y Luna, encontramos los cuatro “Tapu”, guardianes del archipiélago

Empecemos con Arceus, el Pokémon creador del universo y de todos los Pokémon. ¿No os suena a alguien que fue clavado en una cruz? No solo eso, sino que su nombre es una combinación de Ar (Ra al revés) y Zeus (padre de los dioses del panteón griego). Incluso los colores elegidos para este Pokémon son significativos: blanco, que en sí no es un color sino la suma de todos ellos, el color de la nueva vida; y el dorado, imposible de encontrar en el mundo real, simboliza la divinidad. Todo ello hace la suma de un Pokémon que es el inicio del todo. Lleva una aureola alrededor de las costillas que representa la perfección. Arceus pertenece a la cuarta generación (Pokémon Diamante, Perla y Platino).

El siguiente en nacer fue el pequeño Mew, el cual, en gran parte, sigue siendo un misterio. Su nombre proviene del japonés myo (extraño), la onomatopeya meow (maullido) y la palabra inglesa new (nuevo). Se cree que tiene el ADN de todos los Pokémon existentes y de este luego consiguen clonar a MewTwo. También se cree que Ditto, el Pokémon cambia forma es parte de los experimentos fallidos de las clonaciones previas al anterior. Aunque no parezca que se base en ningún dios mitológico, si es cierto que su forma de actuar y de ser es muy similar al travieso Loki. ¿Por qué? Pese a que Mew es un Pokémon muy tranquilo y pacífico, tiene la capacidad de cambiar de forma e incluso de volverse invisible. Nuestro dios, aunque es totalmente opuesto ya que representa el mal a nivel general, su modus operandi es muy similar: ambos traviesos, y juguetones. Este pequeñín es de la primera generación (Pokémon Rojo, Azul, Verde y Amarillo).

Tras crear a Mew, el primer trío creado por Arceus es de tipo dragón: Dialga, Palkia y Giratina, aunque por orden de aparición el primer trío es el formado por las aves legendarias ya conocidas por todos: Articuno, Zapdos y Moltres.

Dialga es el creador del tiempo, el cual controla gracias a sus latidos. De su cuerpo incrustado en diamantes nace su nombre, que proviene de diamond (diamante); los antiguos griegos llamaron al diamante adámas (indestructible, invencible). Incluso su significado nos da a entender que es eterno. Este Pokémon se puede relacionar con el titán Crono, que por un juego de palabras se le ha considerado el señor del tiempo. Dialga es capaz de viajar en el tiempo y de trasladarse al pasado o al futuro a placer. Es un Pokémon legendario de la cuarta generación (edición Diamante, Perla y Platino).

El siguiente en discordia es Palkia, creador de las dimensiones, que las mantiene gracias a su respiración. También protege el espacio. Su nombre proviene de japonés, paru (perla), ya que tiene perlas incrustadas en sus brazos. A este Pokémon se le puede relacionar con el dios romano Ianus (Jano), ya que como dios de las puertas es capaz de ver hacia el pasado y el futuro. Éste pertenece también a la cuarta generación.

Si ambos, Palkia y Dialga, se enfrentan en el límite de sus dimensiones, en la grieta espacio – tiempo, crearán un enorme cataclismo que podría destruir el universo.

Sin embargo, el que es posiblemente el Pokémon más peligroso creado por Arceus es Giratina. Este fue desterrado a otra dimensión, el Mundo Distorsión, al cual se accede desde la Columna Lanza. En un primer momento, Giratina aparece con su forma origen (con forma serpenteante) y al salir del Mundo Distorsión cambia su forma para adaptarse a la gravedad (con patas). Al cambiar de forma también cambia la habilidad, de levitación a presión. Se puede relacionar con Loki, el dios del mal, personificación del fuego destructor y sin control, el que incluso fue desterrado y atado a tres rocas para castigarlo.

Tras la creación del universo como tal, Arceus necesitaba un mundo habitable, por lo que creó a la triologia de Pokémon pertenecientes a la edición Zafiro, Rubí y Esmeralda. Éstos son los conocidos como el trío creador.

Es así como nace Groudon, el hacedor de tierra firme y continentes. Su nombre proviene de ground (del inglés, tierra) y don (diente). Su color rojo nos remite al color del fuego, de los volcanes, ya que vive bajo tierra cerca de núcleos volcánicos. Puede crear ríos de lava, volcanes y sequías: esto es debido a su habilidad, sequía, que salva de inundaciones a los pueblos. Ciertamente, este Pokémon parece sacado de Muspellheim, uno de los nueve mundos que sostiene el Yggdrasil en la mitología nórdica. En este mundo reinaban las llamas y el calor sofocante y habitaban los gigantes de fuego. Parece que nuestro Pokémon legendario haya salido de este mundo, obstinado a llevar el fuego al mundo creado por Arceus. Groudon es la antítesis de Kyogre, los cuales se enfrentan incansablemente al ser despertados en sus respectivos juegos.

Junto a Groudon aparece Kyogre, creador de los océanos y las masas de agua. El origen de su nombre no parece claro, pero sabemos que todas las interpretaciones apelan al agua. El color azul de su cuerpo nos acerca una vez más al elemento que controla. A este Pokémon se le puede relacionar tanto con Océano o con Tetis: el primero es el titán que personifica el agua, y se le representa como un río; la segunda es una titánide marina e inmortal. Gracias a su habilidad llovizna, es capaz de crear grandes maremotos, sin embargo, es un Pokémon muy pacífico, excepto cuando se enfrenta con Groudon.

Como ya he dicho antes, ambos están dormidos hasta que los equipos de malechores de ambas generaciones, el equipo Aqua y el equipo Magma, perturban sus sueños: a Kyogre el equipo Aqua con la esfera roja y a Groudon el equipo Magma con la esfera azul. Es en plena lucha cuando aparece Rayquaza, creador del cielo y las corrientes y mediador entre ambos legendarios. Se dice que su nombre proviene de ray (referente a los rayos de sol, como fuente de creación) y de quaza que puede derivar de Quetzalcoatl, creador azteca de las grandes divinidades. Se relaciona con él debido a su apariencia de serpiente voladora con plumas. También parece tener muchas más influencias, como la del dragón japonés Shenlong o Kukulkan, de la mitología maya, que curiosamente es el antecesor de Quetzalcoatl. De cualquier modo, estos tres dioses mitológicos tienen un núcleo común: son creadores del cielo y del viento y son supremos en cuanto a sus semejantes.

Rayquaza vive en la estratosfera y a menudo baja al Pilar celeste. Mantiene el equilibrio de la atmósfera. Con su habilidad bucle aire, anula los poderes de la lluvia y del sol de Kyogre y Groudon, consiguiendo que se vayan a dormir. Por lo tanto, podemos considerar a este legendario como el mediador del trío creador.

De momento esto es todo de la mitología Pokémon. ¡Nos vemos en la próxima!