MITOLOGÍA Y VIDEOJUEGOS: POKÉMON (II)

Y continúa la Odisea

En el artículo anterior hablamos de los Pokémon legendarios responsables de la creación del universo, del espacio–tiempo, de los continentes y océanos y de la aparición de otros Pokémon. ¡Empecemos con la segunda parte de esta trilogía de artículos!

Ho-oh es el primero del que hablaremos, ya que es la representación viviente del sol. Su nombre proviene del japonés Hõõ (fénix), sin embargo, por la descripción que nos facilita un hombre en Ciudad Iris podemos llegar a pensar que tiene una gran influencia del ave Roc:

“Un ave tan grande que oscureció el Sol”

La representación del Sol como forma de culto en diferentes culturas no es algo desconocido, pero es en la religión china con el dios guardián Bi Fang donde hay una mayor similitud física con nuestro legendario. Éste es el ave del fuego y se le representa con gran cantidad de colores. Sin duda el parecido de Bi Fang y de Ho-oh con el ave Fénix es indiscutible.

Se dice que la aparición de Ho-oh trae paz entre humanos y Pokémon. Como ya sabemos, tras el incendio en la torre de Ciudad Iris, Ho-oh revive a tres Pokémon que no sobrevivieron, dándoles una nueva forma y personalidad. Sí, estamos hablando de Entei, Raikou y Suicune, que representan el fuego del incendio, el rayo de Ho-oh y la lluvia que dio fin al desastre.

Podría decirse que su contrario es Lugia ya que es la representación viviente de la luna. Se dice que su nombre puede venir de lutetium (lutecio), cuyo símbolo químico es Lu, y de giant (gigante). Este legendario es capaz de calmar al trío volador con su canción mística. Pese a su estatus de Pokémon legendario no es el único de su especie, pero vive en soledad debido a la dificultad de encontrar a otro espécimen de su misma variedad y, curiosamente, se dice que vive en el fondo del mar o que es capaz de calmar las tormentas. Por lo tanto se puede llegar a pensar que su poder está relacionado con las aguas: esto es posiblemente debido a que la Luna influencia en las crecidas y bajadas marítimas.

Hay muchos dioses y diosas relacionados con la Luna: Selene (mitología griega), Jonsu (mitología egipcia), Coyolxauhqui (mitología mexicana), Máni (mitología nórdica), entre muchos otros, sin embargo no he podido encontrar una relación física entre éstos y Lugia, ya que los dioses relacionados con la Luna son representados con forma humana, y en casi todos los casos, de género femenino.

Articuno será el siguiente del que hablaremos, y el primero del trío de aves legendarias que aparecen en la Primera Generación. Su nombre proviene del inglés artic (ártico) y del número uno (sí, el número) y, como ya veremos que sigue pasando en los siguientes, su nombre en otros idiomas es totalmente diferente: es el caso de su nombre francés, Artikodin, compuesto de artic y Odín (el padre de todos los dioses en la mitología nórdica). Como ya indica su nombre es del tipo hielo–volador. Lo podríamos relacionar con los jotun de la mitología nórdica -los gigantes que viven en el mundo helado de Jötunheim- pero no por su apariencia sino por el poder destructivo de la naturaleza de éstos debido a su fuerza primitiva en indomable, similar al carácter territorial de Articuno, que congelará todo a su alrededor hasta quedar satisfecho y cómodo.

Zapdos será el segundo pájaro legendario. Es el Pokémon que representa las tormentas y su nombre proviene de la palabra inglesa zap (referente al sonido del rayo) y dos (el número de nuevo) y una vez más si observamos el nombre francés, Electhor, nos damos cuenta que se compone con el nombre de otro famoso dios nórdico: electric (eléctrico) y Thor (el dios nórdico del trueno). Lógicamente es del tipo eléctrico–volador, y es el más orgulloso e irascible de los pájaros legendarios. A Zapdos se le puede comparar con un ser mitológico homólogo: El pájaro del Trueno, perteneciente a la cultura norteamericana. Éste creó el trueno con el batir de sus alas y el rayo con el abrir y cerrar de sus ojos.

Moltres será el último del trío. Según en el país donde nos encontremos, el nombre de este Pokémon varía: Moltres en español, por ejemplo, proviene de molten (derretido) y tres; sin embargo, en francés se denomina Sulfura, de sulfure (azufre) y Ra (dios del sol en la mitología egipcia). Sea como sea parece que nos remiten al calor, que es realmente lo que representa este Pokémon. Moltres se puede relacionar con Aosaginohi –ave en forma de garza perteneciente a la mitología japonesa-. Aunque es de color azul y no rojo, son llamas lo que rodean su cuerpo; también podemos relacionarlo con Bennu, de la mitología egipcia. En este caso es un ave similar a la ardea bennuides, un ave ya extinta. Es el ba de Ra y se le representa rodeado de fuego.

Por último, debemos nombrar a Regigigas, un Pokémon legendario de la Cuarta Generación (Pokémon Diamante, Perla y Platino). Fue creado por Arceus para que sirviera como protector de la tierra, y es él quien moldea los continentes después de que Groudon los creara. Para despertarlo de su sueño es necesario reunir a los tres “regis”: Regice, Registeel y Regirock, basados en el hielo, en el acero y en la roca. El nombre de Regigigas viene a ser una combinación que podemos interpretar como “Rey de los gigantes”. Se puede relacionar con Ymir, el fundador de los gigantes de la escarcha e importante en la cosmología ya que, tras su muerte, se forma con su carne la tierra, con su sangre el mar y los lagos y con sus huesos las montañas, de su cerebro las nubes y de su cráneo la esfera celeste.

Si te perdiste la primera entrega, te la dejamos por aquí para que te pongas al dia. Y esto es todo, nos vemos en el último artículo de esta trilogía.