Qué difícil es jugar a videojuegos

De eso hablo

Los videojuegos son el arte más elitista de todos. Son, sin ninguna duda, el menos accesible. Ahora es cuando me explico mejor, ¿vale? Vale. En ningún momento se te ha hecho difícil pasar una página de un libro para seguir con la trama. En ningún momento has tenido que responder a una pregunta al guía de un museo para poder ver un cuadro. O en ningún momento has tenido que rescatar a los músicos de una orquesta para escuchar una canción. Pues bien, en los videojuegos esto es así.

Esta dificultad para desvelar la historia es lo que los hace interesantes, pero también puede conseguir que te atasques en una parte y acabes abandonando el juego. 

Esto hace que te sea prácticamente imposible enseñarle un videojuego a alguien mayor e inexperto, porque no sabrán cómo manejar un mando, y menos, usarlo hábilmente. Hace unas semanas conseguí que mi madre se sentara a mi lado para enseñarle “The Beginner’s Guide”, y le gustó mucho. Incluso estuvimos hablando del juego, pero nada más allá. No creo que después de ver el juego pensara algo como “guau, ahora me voy a poner a jugar a tope“, entre otras cosas, porque ella no usa “a tope”.

No se por qué no me va GTA V...

No se por qué no me va GTA V...

Otro factor importante es que además de el juego, necesitas una consola, causando que mucha gente no pueda permitirse adentrarse en este mundo. Tengo amigos que no pueden jugar a juegos actuales porque su pc no tira, y tampoco es que tengan el dinero necesario para comprarse una consola o mejorar su pc, “Te juro que, sin exagerar, lo paso mal.” me llegó a decir uno de ellos, por el hecho de estar perdiéndose tantas cosas. También es que él exagera mucho las cosas, pero bueno, no creo que sea el único caso.

Pero ¿Es esto algo malo? definitivamente no. Esto es algo que debe ir directamente de la mano de los videojuegos: la evolución. Los videojuegos han evolucionado a un ritmo apabullante. son el arte más joven de todos (son como yo en Gamika: imberbes y con mucho por aprender, aunque parece que no puedan ser más bonitos). Si los videojuegos tuviesen en cuenta que sería más cómodo para los jugadores exigir menos rendimiento de… tecnología mágica procesadora de gráficos… ¡Los juegos no evolucionarían! Y no queremos eso. Una película con tres mil efectos especiales se puede ver en cualquier televisión que te pueda reproducir un documental, así que las pelis pueden ser todo lo bonitas y tener todos los efectos que quieras, pero esto no puede pasar del todo con los videojuegos. Poco a poco van innovando, y tarde o temprano te va a tocar cambiar de consola o de tarjeta gráfica, pero a cambio de un bien mayor: seguir evolucionando.

Aparte, la duración del juego también puede llegar a ser también un problema, o sea, hay muchísimos juegos con una duración prolongadísima, pero que es la necesaria para el juego. Pero es que hay veces que la duración acaba causando que nunca acabes un juego por la pereza que da. Tristemente esto es así porque hay algunas compañías que creían que los jugadores preferíamos duración sobre otra cosa, dejando muchos juegos con una duración de 20 horas cuando podían haber sido 5 fácil.

Muchas de estas cosas, sin contar con otras como por ejemplo, esperar a que se actualice un juego, pueden causar que nos dé una pereza importante jugar a un juego. y acabemos viendo vídeos de un ciempiés peleando contra una cucaracha con Linkin Park de fondo.  

Pero eh, igual también es que somos demasiado cómodos.

Solo lo miraré un momento...

Solo lo miraré un momento...

Cada vez nos cuesta más concentrarnos en algo, (no sé cómo decirlo sin sonar abuelil) y sinceramente creo que esto es debido a las nuevas tecnologías. Os voy a poner un ejemplo que lo muestra: Las películas de terror, por lo general se basaban en crear mucha tensión, no había tanto jumpscare. Pero ahora, debido a que se tiene en cuenta que la mayoría de la gente no es capaz de ver una peli sin revisar el móvil cada cinco segundos, se dedican a meter jumpscares cada diez. Bueno, aunque gracias a Galactus, los videojuegos como tal no se han prostituido hasta ese punto.

También esto se puede ver en el acto de leer un libro, ¿soy el único que suele mirar el móvil cada poco? O si no, justo al acabar de leer, ir corriendo a ver twitter o algo así. Hoy en día tenemos tantas distracciones que nos cuesta mucho, pero mucho, mantenernos centrados en algo durante mucho tiempo ¡este mismo artículo he tardado de más en escribirlo por estar mirando twitter de poco en poco! 

Así que aquí os lanzo un consejito del día: Cuando vayáis a jugar, intentad no mirar el móvil, apagadlo incluso, y dejad que el juego os absorba completamente. No digo que tiréis el móvil y “buuuuh, fuera las distracciones“, digo, simplemente, que deberíamos aprender a concentrarnos mejor, ser capaz de prestar atención a algo, no solo un videojuego (que es el tema que nos concierne), ya con cualquier cosa.

Este texto lo estoy escribiendo prácticamente pensando en mí, no de una manera ególatra, sino porque me estoy dando cuenta de que cada vez juego menos, aunque es cuando más tiempo estoy pasando sentado en el ordenador.

En conclusión, deja esa pereza a un lado y cómete un helado.

Digooo:

Deja esa pereza a un lado y ponte a jugar a videojuegos.