Analizamos Old Man’s Journey
El viaje de John

Análisis

Cuando se cuenta una historia real, en líneas generales si es un buen recuerdo, se decora con pequeñas sutilezas pasionales. Hablo de que muchos somos románticos a la hora de recordar tiempos pasados. En este punto es donde me gustaría que profundizáramos porque la obra que vamos a analizar hoy es un producto que cae en saco roto cuando hablamos de estilo sobre sustancia, metiendo la jugabilidad también.

Old Man’s Journey nos mete en la piel de un anciano simpático que, a grandes tintas, vive plácidamente en su casa cercana a la costa. Imaginad despertar cada mañana con la brisa marina, el cantar de las gaviotas y el oleaje meciéndose contra las rocas, es hasta bucólica la idea. Evidentemente debe existir un incidente incitador para que tomemos el control de esta bonita persona y que la maquinaria se empiece a mover. Un cartero se nos acerca amablemente para entregarnos una carta cuyo contenido desconoceremos hasta el final del juego, pero que nuestro buen hombre -al que llamaremos John-, decide preparar su mochila de aventurero y emprender un viaje al pasado, a lo más profundo de su corazón.

De entrada ya tenemos una historia que, por el estilo visual y sonoro, se deja entrever que será enternecedora, bonita y hasta placentera. Tenemos un objetivo que es avanzar e ir descubriendo qué es lo que realmente ponía en esa carta. ¿John tiene familia? ¿Por qué vive solo? ¿La banda sonora puede obstruir más mis arterias?

Un juego sobre la vida

Broken Rules es un estudio independiente asentado en Viena, capital de Austria. Es interesante hablar de este estudio porque si miramos los juegos que ha realizado podríamos destacar dos: Chasing Aurora para Wii U y Secrets of Raetikon. Ambos juegos con un estilo preciosista que, a poco que mires algunas capturas, te entran por los ojos.

Old Man’s Journey fue creado gracias a Indie Fund, que básicamente es una plataforma para ayudar a estos pequeños proyectos como ha hecho con That Dragon, Cancer, Armello, Her Story o Dear Esther entre otros. También han tenido apoyo por parte de Vienna Bussiness Agency -una agencia que ayuda a pequeños estudios a desarrollar proyectos y tener visibilidad a nivel nacional e internacional-. Qué bonito es ver que existen este tipo de instituciones que, de una forma u otra, apoyan al sector y a la pequeña empresa.

Este título tiene la intención por no decir la honestidad de contarnos una historia sobre las etapas de la vida. Esos sueños que deben dejarse de lado en pos de la responsabilidad familiar. Un viaje que muchos ya conocemos o algunos empiezan tan siquiera a contar las piedras del camino. En apenas una hora de juego, empezaremos a profundizar en los recuerdos de John, veremos sus años de juventud hacia la típica vida matrimonial, pasando por algunos baches que te impone la vida misma y comprenderemos en pequeña medida, su arrepentimiento y por supuesto, esperanzas.

Antes comentaba que estamos ante una obra donde predomina estilo sobre sustancia. De forma muy directa y efectiva, a través de pequeñas ilustraciones, el juego nos muestra la historia de John y todas las decisiones que tuvo que tomar. No es una creación que te deje esa libertad de buscar respuestas a todas las preguntas que te puedan surgir durante el viaje. Es una historia que peca de predecible y que no es más que un pequeño acompañamiento para la jugabilidad, de la que ya hablaremos.

No obstante, Old Man’s Journey pretende ser reflexiva y es lo único que logra hacer bien. Utiliza de forma certera el recurso literario de “muestra y no cuentes”. Nos hace vivir una historia simple para luego invitarnos a pensar sobre todas esas decisiones que hayamos tomado en el pasado y pararnos a reflexionar sobre si hicimos bien. La ejecución es correcta pero al final del día se queda como algo anecdótico, fugaz. Sólo nos acordaremos de su propósito cuando veamos el nombre de este título en nuestra biblioteca de juegos.

Controlemos el mundo

Salom Alpin es un estudio de producción audiovisual, en parte encargado del deleite visual que acompaña a esta obra. El equipo ha sabido crear un mundo colorista, dibujado a mano y con animaciones hechas frame a frame. Recomiendo hacer una parada a la lectura del análisis y que visitéis todos sus trabajos porque no tienen desperdicio.

Controlemos el mundo con un solo dedo. Un juego pensado para la pequeña pantalla de nuestros smartphone que ha sido portado a PC con un éxito del 99%. Hay pequeños elementos -discretos a la vista- que fallan gráficamente, pero nada alarmante.

Explicar cómo se juega es como intentar explicar la sensación de disparar en un shooter. Cabe destacar que está en un plano 2D donde podemos controlar a voluntad la altura del terreno por el que camina John. Nuestro objetivo es conectar los diferentes terrenos que están a diferente distancia entre sí. Cada elemento del mapeado se encuentra en diferentes capas que tienen que colisionar para que John… Mejor mirad su tráiler y entenderéis a qué me refiero.

Es interesante esta mecánica de juego porque se le podría sustraer el contexto de intentar trazar un camino para que se siga contando la historia. Es evidente porque todo juego tiene su objetivo y por consiguiente su final, pero en términos narrativo el mensaje está ahí y algo tan simple como conectar los caminos ya dota de fuerza a la carga emocional de esta historia. No es una mecánica que se haga repetitiva ya que tendremos variaciones dependiendo de si John va en tren o andando. Tampoco se le puede pedir mucho puesto que tiene una duración estimada de una hora.

Tratándose de un juego centrado en el puzle, no te exige más que paciencia. Rara serán las veces que te atasques y en multitud de ocasiones habrá segundos caminos o vías para no tener que reiniciar la partida. A grandes rasgos estamos ante una aventura gráfica en la que es imposible perder.


Un bonito envoltorio con un regalo agridulce: el arte visual que te deja embobado por sus colores simples y limpieza, la banda sonora compuesta por C. Andrew RohrmannOxenfree, Galak-Z o Sword & Sworcery– que nos embriaga con instrumentos de cuerda abusando de melodías que nos inducen a la nostalgia y al suspiro fácil y una historia corta, sentida y manida. Pasaremos una hora con tranquilidad, sin exigencias como jugador más que la de dejarse llevar y disfrutar de toquetear todos los elementos de la pantalla y ver cómo tienen su sonido y efecto visual. Recomendado para aquellos que quieran desconectar y dispongan de poco tiempo para jugar a esto que nos gusta, que son los videojuegos. Si por el contrario estás hambriento de puzles exigentes, una historia más profunda y presumiblemente de más duración, este juego amigo/a mío/a, no es para ti.


Deja un comentario

avatar
wpDiscuz